26 abril 2011 Baloncesto

Marc Gasol con Memphis

Los Grizzlies están siendo sin duda una de las sensaciones positivas de los playoffs 2011 de la NBA. La franquicia de Memphis ya había hecho varias apariciones en estas rondas finales pero ha pasado de no ser capaz de ganar un sólo partido a ganarle tres nada más y nada menos que a los San Antonio Spurs que ahora mismo tienen ante sí la ardua tarea de conseguir tres victorias seguidas si no quieren ver como su lucha por el anillo acaba por la vía rápida.

La buena marcha de los Grizzlies se basa en varios pilares pero uno de los importantes es Marc Gasol. El pivot español está haciendo una serie excelente como colofón a la temporada de su asentamiento en la NBA y está saliendo ganador de la batalla con uno de los veteranos de la liga como Tim Duncan. Marc concedió estos días una amplia entrevista a El País en la que analizaba la situación del equipo y la suya propia cuando su nombre empieza a sonar entre los mejores pivots de la NBA lo que le coloca en el punto de mira de grandes equipos.

A continuación os dejamos la entrevista:

Pregunta. ¿Cómo explica el éxito de los Grizzlies?

Respuesta. La pasada temporada nos desinflamos. Esta vez, la experiencia nos decía que, si queríamos llegar a los playoffs, teníamos que llegar más enteros al final de la temporada y ser más agresivos. Este año hemos puesto una marcha más en nuestro juego y eso ha evitado que perdiéramos los cinco o seis partidos que perdimos el año pasado en momentos cruciales.

P. ¿Cuáles han sido las principales dificultades?

R. No ha sido una temporada fácil, ni mucho menos. Al no habernos metido en los playoffs hace un año, el calendario ha sido más complicado, con muchos partidos fuera de casa, para empezar, con dos giras muy largas por el Oeste y frente a rivales muy fuertes. Eso nos obligó a empezar con un nivel ya fuerte y, a pesar de todo, a sufrir en la clasificación, donde llegamos a estar muy atrás. Pero, a pesar de las lesiones y de que OJ Mayo sufrió diferentes problemas y pasó a sentarse en el banquillo, hemos ido superando todos los inconvenientes.

P. ¿Qué es lo que más ha cambiado en los Grizzlies de un año a esta parte?

R. Lo más importante, además de la llegada de algunos jugadores como Vasquez, ha sido el cambio de dos titulares. La baja por lesión de Rudy Gay y el cambio de papel de OJ Mayo, ha dado entrada en el cinco inicial a Tony Allen, también nuevo en el equipo, y a Sam Young.

P. ¿Cómo ha influido eso en su juego?

R. Lo que más ha cambiado ha sido nuestra mentalidad. Conley es más anotador y estamos jugando de otra manera porque Tony Allen y Young son más penetradores y menos tiradores que Rudy Gay y OJ Mayo.

P. ¿Y en su caso, cómo se ha adaptado a la nueva situación?

R. También he cambiado un poco mi forma de jugar. Estoy haciéndolo un poco más en el poste alto y desde allí distribuyó un poco más el juego.

P. ¿Y cómo le ha sentado ese cambio?

R. A mí lo que me gusta es jugar y el entrenador ya lo sabe. Me siento cómodo por igual allí donde me ponga. Si veo que no da resultado soy el primero que lo digo. Pero busco mis opciones, busco un poco más a Zach [Randolph] y en ataque juego un poco más de cuatro.

P. ¿Influye eso en el número de tiros que promedia (8,5 en temporada regular y 10 en playoffs?

R. Tal vez, pero los números son números, lo que importa es el marcador, el equipo.

P. ¿Cuál es el secreto de un equipo que no destaca sobremanera en nada en especial, que es el 12º en ataque, el 16º en rebote, el 21º en asistencias, el 13º en puntos recibidos?

R. La defensa. Ha sido nuestro mejor arma respecto al año pasado, el aspecto en el que más hemos progresado. Estamos todos más involucrados y además contamos con un gran defensor como es Tony Allen que entonces no teníamos. A media temporada también se ha incorporado Shane Battier, otro jugador que nos está ayudando muchísimo por su experiencia, porque tiene carácter de líder, porque es muy querido aquí en Memphis donde empezó y estuvo varios años con mi hermano Pau.

P. Zach Randolph acaba de renovar y explicó que cuando firmó le comunicaron que iban a renovarle a usted y que esa fue una de las razones por las que él aceptó el acuerdo.

R. Con nosotros no pueden hablar de renovación, ni conmigo ni con mis representantes, al menos hasta el 1 de julio; y si hay lockout (cierre patronal), hasta que concluya el lockout, así que…

P. Pero le consta que varios clubes le querrán.

R. Interés por mí habrá, porque pívots grandes no hay muchos. Los equipos son conscientes de ello y nos aprecian. Más allá de las estadísticas, si uno hace bien las cosas, contribuye al buen juego de su equipo y encima hay victorias, el que sabe de baloncesto siempre lo tiene en cuenta.

P. ¿Está contento personalmente con su temporada?

R. Soy consciente de que estoy bien, pero tengo muchas cosas que mejorar y no pienso en el próximo año. Queda un poco lejos. Cuando acabe la temporada me tomaré 10 o 14 días de vacaciones y después volveré a comenzar. Quiero trabajar individualmente en temas físicos, aspectos que no han ido como yo deseaba, aunque solo he sufrido una torcedura de tobillo y solo me he perdido un partido. Pero el año pasado estaba un pelo mejor físicamente.

P. Pau, cuando estaba en Memphis y poco antes de su gran renovación, se quejó porque dijo sentirse en aquel momento poco valorado. ¿Cómo se siente usted ahora, cuando siendo un jugador esencial para los Grizzlies tiene un contrato de los más bajos de la plantilla (2,3 millones de euros)?

R. Un jugador nunca cobrará su valor real. Siempre está sobrepagado o por debajo de lo que merece. Es difícil encontrar el valor real. La suerte que tenemos es que seguimos creciendo y de esos temas ya se encargan nuestros agentes y representantes.

P. ¿Cómo se siente tratado en Memphis?

R. Muy bien. Me siento muy estimado tanto por la gente de la ciudad como por mis compañeros. Tengo el respeto de ellos y de la franquicia. No es sencillo ser titular en un equipo de la NBA y desde el primer día lo he sido.

P. ¿Ha cambiado mucho el ambiente en torno al equipo?

R. En los dos últimos años se han involucrado mucho más. Y eso se nota mucho. A veces vuelves reventado de una gira y tienes que jugar un partido contra un rival mal clasificado en casa, contra los Minnesota por ejemplo, y el apoyo y el empuje de la afición te da otra dimensión. No ha sido fácil que el pabellón vuelva a llenarse porque la crisis económica se ha notado, y más, si cabe, en Memphis, una ciudad pequeña. Hemos hecho un gran esfuerzo y todos los jugadores hemos trabajado para la comunidad, para hacer ver a la gente la importancia de que todos nos apoyemos y nos ayudemos.

P. ¿Usted ve a este equipo con posibilidad de crecer mucho más a corto plazo?

R. Ahora mismo, no me he parado a pensar en esto porque tenemos un presente tan bueno que… Hace dos años ganamos solo 24 partidos, el año pasado 40, este año hemos ganado 46 y estamos en los playoffs. Hemos ido mejorando y no creo que estemos haciendo aún nuestro mejor juego. El presente es tan bueno que no quiero pensar en el futuro.

P. Su entrenador Lionel Hollins, ¿le está pidiendo cosas diferentes esta temporada?

R. Sobre todo que sea agresivo en ataque. Cree mucho en mi manera de ver el juego, le gusta. Pero la temporada es muy larga y las dinámicas van cambiando. Me pide que sea más egoísta. A mí, siempre me han enseñado a jugar para el equipo, pero a veces hay que explotar más lo individual.

P. ¿Cómo ve la situación ante un posible cierre patronal?

R. Nunca hemos vivido un cierre. Las referencias son las del anterior lockout. El tema parece que es difícil porque llevamos mucho tiempo negociando y nos estamos preparando para lo peor, aunque nadie quiere que se produzca. No sé que haré. No tendré contrato. Mi caso será diferente al de muchos otros. Se pueden dar tantas situaciones que no sé.

P. ¿Tiene una espina clavada en la selección?

R. Sí, es normal. Cuando no se consiguen los objetivos que perseguíamos en el último Mundial… Todos los que estamos involucrados con la selección nos sentimos responsables porque no fue tan bien como pretendíamos. Pensar en los Juegos Olímpicos es un poco prematuro. El primer objetivo es conseguir el oro en el Europeo, un campeonato casi más complicado que los Juegos.

Vía | El País

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *