9 mayo 2017 Baloncesto

Los Cavs han eliminado a los Raptors por la vía rápida

Nunca antes en la historia de la NBA una final entre los dos mismos equipos se había jugado durante tres años consecutivos. Sin embargo, en estos NBA Playoffs 2017, nadie apuesta lo contrario y todos ven a Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors jugando un rubber match, que es como los americanos llaman en el argot deportivo a un duelo de desempate.

Cavaliers y Warriors se enfrentaron en la final del año 2015, con victoria para los de Oakland, y en la final de 2016, con victoria para los de Cleveland. Así, estaríamos ante una especie de desempate por la hegemonía actual de la NBA si se diera el hipotético caso de que ambos equipos se cruzaran de nuevo en la final por el título por tercer año consecutivo, algo que como ya hemos dicho prácticamente nadie duda que suceda pese a tratarse de un acontecimiento único en la historia.

Sólo hay que echar un vistazo a la trayectoria de ambos equipos en lo que va de playoffs. Ni los Cavaliers ni los Warriors han perdido un solo partido, y eso les da una ventaja clara con respecto a sus próximos rivales en las finales de Conferencia. Y es que las otras series, Celtics – Wizards en el Este y Spurs – Rockets en el Oeste, están igualadas a dos, de modo que por muy rápido que se resuelvan, tanto Cleveland como Golden State contarán con una semana de descanso prácticamente, mientras sus rivales han ido encadenando partido tras partido, de una ronda a otra.

Los Warriors eliminaron a los Jazz por la vía rápida

Los Cavs dejaron por el camino a los Pacers y a los Raptors, saldando las series por 4-0 en ambos casos. La teoría dice que unos Celtics en la final de Conferencia, con el factor cancha además, les deberían poner las cosas complicadas, pero en Cleveland han dejado lo mejor para playoffs y LeBron James está en modo imparable (34 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias de media por partido), bien acompañado de Irving (24 puntos de media por encuentro).

El paseo de los Warriors ha sido idéntico, con una serie de cuatro partidos ante los Blazers y otra serie de cuatro partidos ante los Utah Jazz, en las que las estrellas del equipos, Curry y Durant principalmente, se han permitido incluso descansos. Y es que los de Golden State no solamente han ganado sus partidos, sino que lo han hecho con claridad, pues en siete de los ocho encuentros la ventaja fue de más de diez puntos.

Ante estos abrumadores datos estadísticos, todos los expertos se han rendido y vaticinan qué Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors volverán a jugar la final de la NBA, por tercer año consecutivo. ¿Queda alguien en la sala que no lo piense así y que vea capaz al futuro finalista de Conferencia de dar la sorpresa y romper los pronósticos? Si es así, nos gustaría leerlo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *