17 noviembre 2016 Baloncesto

Sergio Rodríguez ha comenzado bien la temporada con los Sixers

Cuando hablamos de cómo se presentaba la nueva temporada NBA para los jugadores españoles, con Sergio Rodríguez lo teníamos claro: iba a jugar mucho y hacer números con relativa facilidad, pero no iba ni mucho menos a ayudar a los Philadelphia 76ers a conseguir victorias. Y de momento, con los números y la estadística por delante, estamos acertando.

Por un lado, el Chacho está haciendo una más que buena temporada en su regreso a la NBA. Es el base titular de los Sixers, jugando casi treinta minutos por partido, y promedia 7’5 asistencias por encuentro, lo que le coloca tras once partidos en el top diez de esta clasificación, con un ratio de asistencias / pérdidas mejor que el de jugadores como Russell Westbrook o Chris Paul.

Aún así, no está sirviendo para que los Sixers dejen de ser uno de los peores ataques de la liga. De hecho, Sergio es uno de los peores lanzadores en cuanto a porcentajes del equipo, pese a ser uno de los jugadores que más lanza a canasta. Eso sí, la mayoría de sus lanzamientos vienen de acciones individuales o forzadas mientras que el resto de compañeros disfrutan de las asistencias del mejor pasador del equipo.

Y ahí radica la mayor virtud de Rodríguez en este equipo: el estar haciendo mejores a sus compañeros, poco a poco, claro. La prueba es que el técnico, Brett Brown, quiere que los jugadores de más futuro del equipo, Saric y Embiid, compartan el máximo tiempo posible en pista con el jugador español. Especialmente Embiid, que todavía juega con un estricto control de minutos, alrededor de los 20 de juego.

El buen hacer de Embiid y la sociedad que ha formado con Rodríguez es, de momento, la mejor noticia de unos Sixers que siguen y seguirán siendo perdedores. Aunque ahora han ganado dos partidos, tras nueve derrotas, y el mensaje es de que se va a seguir mejorando, en Philadelphia van a seguir a la cola de la NBA, aunque este año al menos con más esperanzas en el futuro de algunos jugadores y, también, disfrutando de la magia del Chacho.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *