27 enero 2012 Baloncesto

John Wall, jugador de los Wizards

El tener al que puede que sea uno de los mejores jugadores en un futuro no muy lejano de la NBA no está ayudando mucho a los Wizards para evitar ser el peor equipo de lo que llevamos de curso. Y no voy a ser yo el que ponga en duda ahora el talento de John Wall, pero los números están ahí. Con sólo 3 victorias, no hay quien gane menos partidos que los de Washington.

Tan mala es la situación en los Wizards que han despedido a su entrenador, Flip Saunders, un hombre que ha dirigido a los Timberwolves y a los Pistons, con éxito además durante algunas temporadas, y por eso firmó un más que suculento contrato con los Wizards. Ahora, el interino Randy Wittman manejará al equipo desde el banquillo, y por lo pronto ha comenzado con buen pie, sumando una victoria.


Evidentemente, yo y creo que nadie esperaba mucho más de los Wizards, un equipo que, después de un pequeño resurgimiento años atrás, sigue siendo el mismo equipo perdedor que comenzó a ser en la década los 90. De todos modos, creía que iban a hacer algo más ya que la suerte les había sonreído un poco en sus últimas decisiones.

Para empezar, habían logrado librarse de los enormes contratos que le firmaron en su día a Gilbert Arenas y Antawn Jamison, aunque todavía tienen algún que otro contrato sobrepagado como el de Rashard Lewis. Y para colmo, les había tocado en suerte el número 1 de un draft que no prometía mucho, pero que sí tenía una superestrella para elegir: John Wall.

El problema no es que Wall les haya salido malo, ni mucho menos, pero sí que se está contagiando de la mala sintonía que lleva el equipo y ahora mismo está jugando muy mal. No es lógico que en lo que llevamos de temporada sus números sean más bajos que sus promedios del año pasado, y que sus porcentajes de tiro, que ya de por sí no eran muy loables el curso pasado, también hayan emperoado.

Cuando John Wall llegó a la NBA procedente de la Universidad de Kentucky se hablaba mucho del impacto que iba a suponer su llegada a la NBA. Ahora, año y medio después, ese impacto ha perdido mucho, y como prueba de ello, tenemos las votaciones para el All Star, donde no está entre los 10 mejores guards de las dos conferencias. Nuestro Ricky Rubio tiene 6 veces más los votos que Wall.

Conste, evidentemente, que el record, el juego y los compañeros de los Wizards no ayudan pero el propio Wall tendría que poner más de su parte, si no ya por el bien del equipo, por el suyo propio y por su promoción. El que conozca mínimamente la NBA sabe que los números y el marketing lo son todo, y sin Wall no suma, seguirá en la sombre en la que parece sumido ahora.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *