Neymar, Cesc y otros casos más de parodias veraniegas

Neymar, Cesc y otros casos más de parodias veraniegas

Escrito por: Antonio Acuña   @anacro11    7 julio 2011     2 Comentarios     2 minutos

Puede que yo sea un desencantado de este tipo de prensa deportiva en verano, esta que un día dice que Neymar está en el Madrid y al día siguiente dice que Neymar se queda en el Santos. Esta misma que lleva diciendo cuatro años que Cesc está ya fichado por el Barca. Pero lo realmente […]

Puede que yo sea un desencantado de este tipo de prensa deportiva en verano, esta que un día dice que Neymar está en el Madrid y al día siguiente dice que Neymar se queda en el Santos. Esta misma que lleva diciendo cuatro años que Cesc está ya fichado por el Barca. Pero lo realmente detestable de esta cuestión no es que nos mientan a sabiendas, si no que nosotros, las presas en este juego, caemos una y otra vez como el mosquito al flexo.

¿Alguien ha visto jugar a Neymar antes de la Copa América? Sin embargo, nos conocemos todos esos agentes o intermediarios que hacen de los veranos un río de ilusiones a los aficionados, en el que la mayoría de las veces siempre discurre seco. Juegan con nuestra ilusión para poder tener un seguidor más.

Es lógico que debamos estar informados también de algunas cuestiones acerca de cómo se estén desarrollando los fichajes, aunque en muchas ocasiones estos se frustren por la divulgación excesiva que se hagan de ellos. Pero no estoy conforme con la excesiva información de estas cuestiones, en las que parece que estamos viviendo un reality, olvidándonos de lo que realmente tiene que ser lo importante. Claro, un diario tiene que rellenar las mismas páginas habiendo o no habiendo noticias. Perdón, quería decir, habiendo o no habiendo noticias “relevantes”.

Los clubes, en su mayoría, no desmienten estas afirmaciones sobre posibles altas. Se limitan a permanecer callados o incluso, a crear incertidumbre. Esta rumorología puede hacer crecer las ventas de abonos y pueden aumentar potencialmente algo que para mí es tan preciado y con lo que se juega con mucha facilidad, la ilusión.

¿Objetividad? Cada vez menos. Otro de los puntos fuertes de este entramado tan particular es la bola de nieve que se crea. Sueltas un bulo, pero si no sigues ese bulo y no sigues engordando esa bola de nieve participando de esta falsa, quedas excluido, fuera de este sistema tan criticado pero a la vez tan seguido.

Juegan a ser videntes, a que la realidad no fastidie lo que podría ser un bonito titular. No se trata de ser hipócritas ni tampoco de usar la demagogia, sólo que un servidor es de esos “locos” que prefiere hablar mucho más de los temas puramente deportivos, y dejar a casos puntuales los temas extradeportivos. Visto lo visto este año, mi utopía seguirá siendo eso, una utopía.

Foto| eozikune


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.