5 enero 2013 Fútbol americano

NFL - Finales de Conferencia

Este fin de semana arrancan los PlayOff de la Liga Profesional de Fútbol Américano, la NFL. Los encuentros se disputaran los sábados y domingos de enero, para acabar confluyendo en la SuperBowl el primer domingo de febrero. En este primer fin de semana de 2013 se disputan los partidos de WildCard, una ronda de playoff en la que participan los equipos clasificados que no tienen el mejor balance.

Para entender esto hace falta explicar el modelo de clasificación. La NFL se divide en dos grandes conferencias, la AFC y la NFC, que a su vez se dividen en cuatro divisiones con cuatro equipos cada una y por cada conferencia se clasifica el campeón de cada división. Como medida compensatoria debido a que el grado de competitividad de una división a otra puede variar notablemente también pasan los dos segundos con mejor balance de victorias-derrotas. Para resumir, por cada conferencia pasan los primeros de cada división y los dos mejores segundos teniendo en cuenta todas las divisiones de esa conferencia, por lo que se clasifican 6 equipos en la AFC y otros 6 en la NFC.

Los dos mejores campeones de división  de cada conferencia quedan exentos de la Wildcard de manera que el equipo con mejor récord total se enfrenta al ganador de WildCard entre los equipos con peor récord, mientras que el equipo con segundo mejor récord se enfrenta al ganador del otro partido de WildCard. Este año por la NFC pasan directamente Atlanta Falcons y San Francisco 49ers, mientras que por la AFC pasan New England Patriots y Denver Broncos.

Explicado esto podemos adentrarnos en los partidos de WildCard de este sábado.

WildCard AFC

  • Houston Texans – Cincinnati Bengals a las 22:35 en directo por Sportmania y Canal+ Deportes 2

Texans y Bengals ya se encontraron en la WildCard del año pasado, donde Houston pasó completamente por encima a los Texans, que habían sido una de las revelaciones de la temporada gracias, en parte, al gran nivel mostrado por el QB rookie Andy Dalton.

Houston llega con el consabido problema de las lesiones en la defensa, donde su mejor linebacker, Brian Cushing, ha estado inédito desde el inicio de temporada. El bajo nivel defensivo ha permitido a los rivales realizar incursiones terrestres más a menudo de lo debido o, en su defecto, ha permitido al QB rival tener más tiempo para elaborar la jugada. Sin embargo, la capacidad de sacrificio de jugadores como JJ Watt ha permitido a la defensa tejana llegar a ser una de las mejores de la temporada a pesar de lo comentado.

En la ofensiva cuentan con un excelente cuerpo de receptores, liderado por Owen Daniels y Andre Johnson. Sin embargo, en Houston preocupa el ataque terrestre, otrora tan determinante e imparable. Arian Foster ha dado un bajón de rendimiento notable lo que disminuye en gran medida el playcall ofensivo. Si bien Schaub se ha convertido en uno de los mejores QB de la competición, elegido para la Pro Bowl este año, aún no ha demostrado su eficacia en postemporada, ya que el año pasado no llegó a jugar por una lesión.

En el otro lado se encuentran los Bengals, un equipo extraño, capaz de lo mejor y lo peor y que parece no saber muy bien que hace ahí pero que está dispuesto a dar la campanada. Los de Cincinnati consiguieron la clasificación en una conferencia, la americana, venida a menos durante los últimos años, en la que hay una clara diferencia entre equipos poderosos y mediocres. Sin embargo, han sido capaces de pelear hasta el último momento a pesar de tener una plantilla teóricamente menor que equipos que se han quedado fuera.

La pareja QB-WR que forman Andy Walton y A.J Green ha traído muchas alegrías a la afición de los tigres, a pesar de que la irregularidad ha sido una constante a lo largo de la temporada. Ante esta adversidad ha sido el juego de carrera, inexistente la temporada pasada pero revitalizado con la llegada de Green-Ellis, el que ha sacado las castañas del fuego en temporada regular y el que puede dar la sorpresa en esta Post Temporada si su estado de forma se lo permite.

La defensa de los Bengals comparte esa extraña descompensación del equipo en general. Una de las mejores líneas de la liga, con hombres como Dunlop, Atkins o Peko, prácticamente capaz de llegar a cualquier QB rival y contener la carrera con eficacia tiene a su espalda una secundaria muy inestable, que si es constantemente atacada suele fallar. Esto se traduce en que la línea puede poner nervioso al QB, pero si este consigue lanzar bien el balón hay muchas probabilidades de que los de Cincinnati salgan mal parados.

WildCard NFC

  •  Green Bay Packer – Minnesota Vikings 02:09  en directo en Sportmania y Canal + Deportes 2

Packers y Vikings se vuelven a enfrentar una semana después, esta vez en Minneapolis y con más épica en juego que el record de Adrian Peterson en yardas de carrera. Green Bay ha pasado un año para olvidar, salvado por la clasificación. El campeón de hace dos años y el mejor equipo en temporada regular del pasado curso ha estado castigado por las lesiones, siendo dudas para este partido a Finley, Cobb y Nelson, casi un 75% de su cuerpo de receptores.

Sin embargo, teniendo a Aaron Rodgers como QB y a Jennings por fin sano el juego aéreo es toda una preocupación para los rivales, capaz de acumular mucho tiempo o avanzar grandes distancias en pocos downs. En la carrera hombres como Starks o Grant han ido supliéndose mutuamente con las lesiones, aunque el juego terrestre de Green Bay no suele utilizarse con frecuencia.

Mucho han cambiado las cosas en la defensa de los Packers, tan criticada el año pasado y tan determinante en este. La baja de un hombre tan importante como Clay Matthews produjo dudas al comienzo de la temporada, pero pasadas las semanas ha ganado confianza y ya se sabe que si hombres como Woodson, aunque tocado físicamente, o AJ Hawk, tienen su día pocas oportunidades tendrá el rival.

Al contrario que los Packers, que pondrían la mano en el fuego por su QB, los Vikings tienen en Ponder un arma de doble filo que sumado a la lesión del receptor estrella, Percy Harvin, se convierte en más peligrosa. Aun así los de Minneapolis tienen claro cual debe ser su planning ofensivo: correr. Y correr porque tienen al mejor RB del año que por si fuera poco ha realizado una de las mejores temporadas en la historia, quedándose a tan solo 9 yardas de conseguir el record histórico.

En la defensa ocurre el mismo caso que en los Bengals: una línea poderosa que infunde respeto que tiene por detrás una secundaria débil y nerviosa. Si Minnesota quiere pasar de ronda más vale que Allen y Robinson le peguen bien el aliento al cuello de Rodgers, por mucho que puedan parar las jugadas de carrera.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *