16 marzo 2017 Fútbol americano

NFL: New England Patriots at Denver Broncos
Si algo se puede sacar en claro de los días de agencia libre que llevamos es que los New England Patriots han sido el principal agitador en cuanto a contrataciones, traspasos y, sobretodo, rumores. El último y quizá el más complicado de estos está siendo el referido a la situación del cornerback #1 del equipo y second team all pro Malcolm Butler.


El héroe de la Superbowl 49 llegaba a esta temporada como agente libre restringido por lo que los Patriots podían negociar con tranquilidad un año más a un precio bastante asequible para la franquicia de Massachusetts pero en los últimos días la concatenación de movimientos ha llevado a una situación que parece insostenible y que probablemente acabe con Butler firmando en otro lugar.

Con el comienzo del periodo de operaciones New England le aplicaba la first round tender al cornerback con lo que conseguía retenerlo por 3.75 millones de dolares durante la próxima temporada en vistas a negociar un contrato de larga duración para evitar su salida a la agencia libre, pero tras la contratación de Stephon Gilmore la relación comenzó a tensarse.
Los Patriots ficharon al cornerback de los Bills con un contrato de cinco años y 65 millones de dolares con 40 de ellos garantizados y dejaron marchar a Logan Ryan a los Titans, por lo que en un comienzo se esperaba que Gilmore y Butler formaran una pareja de defensive backs de ensueño durante al menos la próxima temporada.
Sin embargo, a las pocas horas de la contratación del ex de la universidad de South Carolina, saltaban los primeros rumores acerca de una oferta realizada desde la gerencia de Boston para adquirir al WR de New Orleans Brandin Cooks a cambio de Malcolm Butler. Con gran parte de los aficionados estupefactos ante las intenciones de Belichick y los medios frotándose las manos ante la cantidad de filtraciones y noticias relacionadas con el tema, Cooks acabó finalmente en los Patriots siendo tradeado por el pick 32 de la primera ronda y una tercera, con una cuarta ronda volviendo a New England.
Podría parecer que con la adquisición del receptor sin jugadores intercambiados se cerraba el culebrón pero nada más lejos de la realidad.
Fuentes cercanas a varios medios especializados estadounidenses como Jeff Howe del Boston Globe aseguraban que Butler estaba buscando, por medio de su agente, un traspaso a otro equipo que enviara su primera ronda a los Patriots. Este factor es fundamental ya que, al ser asignada la tender de primera ronda, la franquicia que puje por el CB deberá mandar en compensación su primer pick del próximo draft si New England decide no igualar la oferta.

Teniendo en cuenta esto y los múltiples reportes acerca del interés de los Saints por hacerse con Butler no es descabellado imaginar a la elección número 32 de vuelta en New England. Y es que aunque Malcolm parecía decidido a buscar un acuerdo con los actuales campeones, el fichaje de Gilmore ha hecho cambiar de decisión a un jugador que las últimas tres temporadas ha cobrado menos de medio millón de dólares en cada una de ellas.
A percepción de Butler, New England está siendo injusta al firmar a un cornerback nuevo por una cifra de dinero muy lejana a la que le ofrecieron a él durante la temporada –unos 6-7 millones al año-, si bien es cierto que Belichick no suele sobrepagar a un jugador y si piensa que Butler ha dado su máximo no dudará en buscar una operación que de rendimiento a la franquicia. De hecho, hoy mismo se producía la reunión entre el defensive back y la organización del estado de Louisiana con, al parecer, resultados positivos, por lo que pronto llegará la resolución del caso.

Foto: USA Today

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *