8 marzo 2017 Fútbol americano

Kirk_Cousins_2014
La primera fecha importante de la postemporada NFL, junto con la Combine de cara al draft, llegó en los primeros días de marzo con la asignación de los franchise tags por parte de los equipos, que cierra y abre al mismo tiempo diferentes puertas en cuanto a la contratación de agentes libres en cuanto empiece el periodo de negociaciones.

Antes de comenzar a comentar los diferentes jugadores elegidos y las razones y consecuencias de dichas decisiones abriremos un paréntesis para los neófitos en la NFL y en sus complejos tecnicismos en cuanto a procesos salariales y contractuales se refiere.

El franchise tag es un mecanismo a través del cual los equipos pueden retener a un agente libre (jugador que acaba contrato) un año más a cambio de pagarle durante esa nueva temporada el promedio del salario de los cinco jugadores mejor pagados de su posición durante la temporada pasada. Las franquicias usan esta estrategia para mantener a un jugador importante durante una temporada y así tener todo un año para llegar a un acuerdo multianual. Debe entenderse que la aplicación del franchise tag dependerá no solo de la importancia del jugador en el equipo sino de su posición ya que no es lo mismo colocárselo a un QB, donde el promedio de los 5 jugadores mejor pagados deberá estar sobre los 25 millones de dolares por temporada, que a un running back, con un valor de 12 millones por temporada.

Sin embargo, el hecho de que el jugador se mantenga en el equipo solo está supeditado a que el franchise tag sea un “exclusive” (ningún equipo puede negociar con esa persona), ya que cuando se aplica un “non-exclusive” franchise tag las franquicias pueden hacer ofertas, teniendo la oportunidad la franquicia propietaria del jugador de igualarla para mantenerlo, de manera muy parecida al derecho de tanteo en la ACB. Además, esta “etiqueta” puede eliminarse y dejar libre al jugador si el equipo se arrepiente por la gran cantidad de salary cap que ocupa o porque no ve posibilidad de llegar a un acuerdo para más temporadas.

Así, este año algunos de los jugadores importantes sobre los que se ha aplicado el tag en vistas de obtener más tiempo para lograr un contrato de larga duración han sido Chandler Jones; defensive end de los Arizona Cardinals, Kawann Short; defensive tackle de los Carolina Panthers, Mwlvin Ingram; Linebacker de Los Angeles Chargers y Jason Pierre Paul, defensive end de los New York Giants. Por otro lado, dos jugadores que han sido designados con este excepción por la imposibilidad de los equipos de renovarles a largo plazo han sido Trumain Johnson; cornerback de Los Angeles Rams y Kirk Cousins, Quarterback de los Washington Redskins. Ambos han sido escogidos por segundo año consecutivo en esta situación por sus respectivos equipos, lo que hace que cobren el 120% de lo que cobraron el año pasado bajo el tag.
Ninguno de los dos parece estar poniendo de su parte para llegar a un acuerdo y parece que las gerencias están cerca de llegar a su tope de cansancio, llegando noticias estos últimos días acerca de la posibilidad de trade.

En el caso de Kirk los rumores acerca de su escasez de interés en quedarse en Washington si no es con un contrato top 5 de la liga no han parado de surgir y parece que la gerencia de los Redskins ya ha empezado a ofrecer al jugador la puerta de salida. El equipo más interesado parecen los San Francisco 49ers, que necesitan un QB sobre el que cimentar la nueva etapa dirigida con Kyle Shanahan y tienen la segunda elección global del draft, moneda de cambio apetecible para conseguir a Cousins.
Más posible aun parece el trade de Trumaine Johnson, que cobraría cerca de 17 millones de dolares esta temporada, con los Browns interesados en un intercambio que involucraría a varios equipos según Ian Rapoport.

Por último también ha sido “taggeado” LeVeon Bell, el runningback de los Pittsburgh Steelers que se ha convertido definitivamente en una de las estrellas de la liga tras la pasada temporada a pesar de las lesiones. Sin embargo, la franquicia acerera afrontaba este año la renovación de Antonio Brown, que se ha llevado parte importante del cap de este año, por lo que parece que la asignación como franchise tag de Bell responde a la necesidad de esperar un año más para poder hacerle un contrato millonario la próxima temporada.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *