9 marzo 2017 Fútbol

La noche en la que Neymar se disfrazó de Messi
Hay noches que suceden acontecimientos que escapan a la razón. Noches en las que el ambiente ya dice que algo grande se avecina. Noches que jamás podrán ser olvidadas y que, por desgracia, difícilmente volverán a repetirse. Noches que suelen encumbrar a su protagonista. Neymar sabe de lo que estoy hablando.

El FC Barcelona se la pegó, literalmente, en la ida de los octavos de final de la Champions League en París. Un marcador tan adverso como esperpéntico (4-0), obligaba a hacer posible lo imposible. ¡Y lo han hecho!

Un Camp Nou lleno hasta la bandera, una grada entregada y un equipo cargado de fe. Creyó Luis Suárez, creyó Iniesta y creyó Leo Messi. A falta de 40 minutos, el 3-0 hacía presagiar que el milagro estaba más cerca. No obstante, Cavani recortó diferencias, y ahí muchos dejaron de creer. Mucho excepto uno: Neymar.

El brasileño, cuando peor lo pasaba su equipo y cuando la desilusión imperaba, se echó el equipo a la espalda. Anotó un libre directo en el minuto 88, ejecutó un penalti en el 91 y asistió en el 94 para que Sergi Roberto hiciera historia.

Así lo explicaba el bueno de Ney en los micrófonos de la BEINSPORTS: “Un equipo como Barcelona puede hacer de todo, puede remontar. Nosotros creemos en nuestros jugadores, en nuestro equipo. Perdimos en París 4-0 y aquí jugamos sin responsabilidad, jugamos con alegría, un fútbol en el que teníamos que presionar y tener en todo momento el balón para crear oportunidades de gol”. “Hace una semana que estaba loco por jugar, loco porque llegara este día, y llegó. Hacemos historia, metemos los goles que necesitábamos, estamos muy contentos y muy felices por todo el equipo porque creímos hasta el final”.

“Sí, este es el mejor partido que he jugado, por la historia, por los goles, por los dos equipos tan fuertes…”, afirmó.

Por su sangre no parecía correr la presión, parecía estar jugando como un niño en la plazoleta del pueblo. Se atrevía driblar, a desbordar y, quizás esa fue la clave. Ese juego vistoso y atrevido que muchos han criticado y tachado como no válido en el modelo europeo, anoche se impuso por encima de todo.

Neymar se disfrazó de Messi, demostró el pedazo de futbolista que es y fue pieza clave en un acontecimiento que quedará para siempre en los anales de este maravilloso deporte.

Foto| RTVE

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *