3 marzo 2008 Fútbol, Noticias, Opinión

cassano.jpgAntonio Cassano, jugador del Real Madrid cedido esta temporada a la Sampdoria, ha vuelto a hacer de las suyas. Por todos son conocidas sus “cassanatas“, por las que ha sido apartados de los equipos en los que ha jugado.

El año pasado, Capello le apartó del Real Madrid por insultarle, y antes de fichar por los blancos se encontraba en la misma situación el la Roma, en la que la relación con su entrenador y con el capitán, Totti, era insostenible.

Su calidad es indiscutible, pero su bajo estado de forma y su mal comportamiento hacen que vaya donde vaya tenga problemas, no sólo en el plano deportivo, si no también en el personal. Este año parecía haber recuperado la forma, el buen juego y los goles. Pero nuevamente volvió a hacer de las suyas. En el partido que enfrentaba este fin de semana a su equipo con el Torino, Cassano al marcar un gol le dio una patada al banderín de corner, por lo que el árbitro le sacó tarjeta amarilla. Después el partido empezó a ser algo más brusco y tras protestar una polémica jugada fue expulsado. Ahí fue cuando comenzó el espectáculo. Cassano le tiró la camiseta al colegiado y le amenazó. Todo un show made in Cassano.

Después en rueda de prensa pidió perdón por lo sucedido. Parece que aún no se ha dado cuenta de la repercusión que tienen sus actos. No es el primero y estoy seguro que no será el último, por lo que espero que tenga la sanción que se merece.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *