1 mayo 2010 Golf

Tiger Woods

Tiger Woods volvía esta semana a los campos de golf tras la disputa del Masters de Augusta para disputar el Quail Hollow Championship. Como siempre, había interés por ver como marchaba la evolución de Tiger tras su retiro por problemas personales y, la verdad, posiblemente nadie esperaba lo que ha ocurrido finalmente porque el americano ni siquiera ha sido capaz de pasar el corte tras una desastrosa segunda jornada.

Woods empezó el torneo con una discreta vuelta de dos golpes sobre el par pero la debacle vino el viernes. Woods firmó su peor registro en 9 hoyos haciendo 43 golpes en la segunda mitad del recorrido, con hasta tres bogeys y dos dobles bogeys. El resultado fue un recorrido de siete sobre el par que le dejaba sin pasar el corte algo que sólo le había ocurrido en cinco ocasiones en su carrera.

Tras sus problemas personales, había dudas por ver si Woods volvería a ser el de siempre. En el Masters de Augusta no se le vio a su mejor nivel pero quedó entre los mejores, lo que hacía pensar que simplemente andaba algo bajo de forma y que pagaba la lógica factura de todos los problemas surgidos a alrededor. Sin embargo, lo de esta semana deja signos más preocupantes.

Woods apenas fue capaz de poner la bola en las calles y falló putts fáciles para él. ¿La situación real del juego de Tiger es más próxima a la de Augusta o a la de este torneo? Nos lo tendrá que confirmar el americano poco a poco pero aunque no esté al nivel de antaño, seguramente este torneo no quede más que en una pesadilla y el Tigre vuelva a mostrarnos pronto de lo que es capaz. Quizás la próxima semana en The Players puede ser un buen sitio para ello.

Vía | Fuera de Limites

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *