Real Oviedo, Deportivo Alavés o Real Jaén, históricos en apuros

Escrito por: Javi    26 diciembre 2010     5 Comentarios     2 minutos

Sobrevivir económicamente en el pozo de la Segunda División B es más complicado que hacerlo deportivamente. En estos tiempos de sociedades anónimas deportivas, de fútbol moderno en el que todo es negocio, incluso la clásica foto de los niños con sus ídolos deportivos, es frecuente hablar de equipos como éstos en apuros. Hoy nos centraremos […]

Sobrevivir económicamente en el pozo de la Segunda División B es más complicado que hacerlo deportivamente. En estos tiempos de sociedades anónimas deportivas, de fútbol moderno en el que todo es negocio, incluso la clásica foto de los niños con sus ídolos deportivos, es frecuente hablar de equipos como éstos en apuros.

Hoy nos centraremos en 3 equipos históricos que se debaten al filo de la navaja. El Real Oviedo, un equipo que ha estado en Primera División más de 30 temporadas, el Deportivo Alavés, que hace sólo 4 años estaba en la máxima categoría del fútbol nacional, o el Real Jaén, quizá el menos conocido de los 3 pero no menos histórico con 88 años de vida a sus espaldas, son 3 ejemplos de equipos en serios apuros.


La vida reciente del Oviedo es la peor de su historia, pues navega por las categorías más bajas por culpa de unos impagos a la plantilla, aunque gracias al apoyo popular ha vuelto a ser un gallito de la Segunda B. Aún así, las últimas semanas están siendo muy complicadas, con rumores de venta del club, la dimisión del presidente, y el equipo merodeando la zona baja de la clasificación.

El famoso millonario Piterman fue el cáncer del Deportivo Alavés, y es que el equipo no sólo bajó de categoría sino que triplicó su deuda. Aunque este año, deportivamente va por el buen camino, nuevas deudas empiezan a aflorar, como el reclamo de más de 600 mil euros que todavía se adeuda a un grupo de jugadores, una denuncia a la que el club no puede hacer frente en estos momentos.

Lo del Jaén pinta mucho peor. Después de varios intentos frustrados para ascender, el equipo está más cerca de su desaparición que de seguir vivo. Los jugadores no cobran y se tienen que desplazar por sus propios medios, llegando a un acuerdo con los taxistas de la ciudad para que los lleven a los partidos de fuera. Ni siquiera la llegada de nuevos dueños ha cambiado la situación y es probable que la plantilla se eche a la huelga.

Y desgraciadamente, no son los únicos. El Cádiz anda metido en ley concursal, después de gastar mucho para bajar de categoría. Lo mismo le pasó al Real Murcia, aunque sobrevive gracias a la masa social y el buen camino que lleva el equipo en liga. El Palencia o el Logroñés están asfixiados por las deudas. Y así nos llevaríamos horas citando casos y más casos. Es lo que ocurre cuando el dinero se convierte en el principal sostén del fútbol y, como en la vida misma, no todos lo tienen.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.