17 abril 2015 Fútbol

El Real Unión de Irún ganó la última Copa Federación

El Real Unión de Irún es un club histórico de nuestro fútbol, histórico con todas las letras. Se trata de un club centenario, que fue uno de los precursores de la liga española y que consiguió ganar cuatro Copas del Rey (cinco si le atribuimos también la del Racing de Irún). Lo curioso es como desapareció del mapa, pues desde 1932 no ha pisado la Primera División.

Desde entonces, ha deambulado por Tercera y Segunda División B, ya que ha estado contadas veces en Segunda División y ha protagonizado escasas hazañas sonadas. Prácticamente hasta la temporada 2008-2009, año en el que logró el ascenso a la categoría de plata en la que sólo duró una temporada, no fue noticia y lo fue entonces por haber llegado a eliminar al Real Madrid en la Copa del Rey.

Ahora, corren de nuevo mejores tiempos. El equipo vasco está peleando por el ascenso de nuevo, ocupando la segunda plaza en el Grupo II de Segunda División y todavía con opciones de dar caza al líder, el Huesca, al que tiene a 4 puntos. Además, ha celebrado un título, la Copa Federación, ese torneo organizado por la RFEF para equipos de Segunda B hacia abajo.

Enfrente en la final, el Real Unión ha tenido otro equipo histórico, casi centenario, el Club Deportivo Castellón. El equipo albinegro ha jugado 11 temporadas en Primera y 41 en Segunda División, pero actualmente está en la Tercera División, a la que cayó debido a los impagos. Desde entonces, lucha por volver al menos a la categoría de bronce y, de paso, por su viabilidad económica.

El partido de ida de la final se jugó en Castalia, y allí el Real Unión, de superior categoría, ya sacó tajada, ganando por 0-1 gracias a un gol de Galán en el minuto 88. El Castellón se conjuró para dar la vuelta a la tortilla en el Stadium Gal, pero como local el Real Unión demostró aún más su superioridad, con una victoria por 3-0 que certificó el título.

La Copa Federación no lucirá tanto como las Copas del Rey de las que este club puede presumir en sus vitrinas. Pero una alegría no le hace mal a nadie, como tampoco vienen nada mal los 90 mil euros de premio para un equipo que, como todos los que andan en el pozo del fútbol español, no se ha librado de pasar apuros económicos. Como consuelo, el Castellón se queda con unos 30 mil euros.

Vía | RFEF

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *