23 enero 2010 Deportistas, Fútbol

Higuita, el controvertido portero colombiano, se retira

Han sido 25 años de carrera pero en casi ninguno ha pasado desapercibido. Por sus pelos, sus ropajes de colores, sus escándalos fuera de los campos, sus escándalos dentro de ellos, por sus goles, por sus paradas, y por supuesto, por El Escorpión, el colombiano René Higuita será un guardameta inolvidable. Nacido hace 43 años en Medellín, el guardameta internacional pondrá punto y aparte a su carrera como futbolista el próximo 24 de enero en un partido especial, y digo punto y aparte y no final porque Higuita espera dar ahora el salto a los banquillos y convertirse en entrenador.

Y en este tiempo, como es normal, a René Higuita le ha dado tiempo a hacer muchas cosas, a jugar muchos partidos, y a marcar muchos goles pese a ser portero. En su trayectoría, ha pasado por varios equipos de Colombia y también ha tenido pequeñas aventuras fuera de su país, como México, Ecuador, Venezuela o España. Higuita jugó media temporada en el Valladolid traído por Pacho Maturana en 1991, el entrenador que más ha contado con él en su carrera deportiva.


Fue precisamente un año antes cuando Higuita saltó a la fama de manera internacional, al disputar con su selección el Mundial de Italia. Independientemente de sus habilidades bajo los palos, lo que más llamó la atención fue ver como Higuita se alejaba de su marco con el balón en los pies con total tranquilidad, con el permiso de su entrenador y de sus compañeros. En el Viejo Continente no estábamos acostumbrados a algo como Higuita, así que cada vez que salía del área, el público vibraba como nunca.

En ese Mundial, Higuita nos dejó uno de los peores, si no el peor, recuerdo de su carrera deportiva. En el partido de octavos de final ante Camerún, Higuita volvió a alejarse de su marco para recoger un despeje, intentó un regate y Roger Milla le robó el esférico marcando a placer el segundo gol de los suyos, que a la postre eliminaría a la selección de Colombia.

El Mundial de Estados Unidos 1994, torneo maldito para Colombia, no lo disputaría pero no por decisión técnica, sino porque estuvo un tiempo a la sombra. Higuita estuvo 6 meses en la cárcel por verse implicado en un secuestro. No ha sido el único asunto turbio que ha tenido en su vida. En 2004 dio positivo por consumo de cocaína, lo que motivó su primera retirada del fútbol ya que se le suspendió durante varios meses.

Del mundo del fútbol se pasó a la televisión, participando en varios realitys en Colombia como el popular “La isla de los Famosos” o “Cambio de imagen”, donde le realizaron una cirugía estética con la que ha salido ganando. Y de la televisión volvió al fútbol en 2007, hasta ahora, parece que esta vez será ya la retirada definitiva.

Pero retrocedamos en el tiempo, hasta 1995, porque me he dejado lo mejor para el final para así terminar este artículo con buen sabor de boca. El 7 de septiembre, Higuita protagonizaría una de las acciones más espectaculares de la historia del fútbol, y nada más y nada menos que en Wembley: El Escorpión. Las imágenes explicarán mejor esta acción, no tan efectiva como brillante y vistosa:

En fin, así era y es René Higuita, un genio y un loco. Tan incomprendido por unos como idolatrado por otros.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *