29 agosto 2016 Otros

Robocar-1

Los pilotos son parte fundamental de las competiciones de motor tal y como las concebimos actualmente pero en el horizonte se empiezan a atisbar campeonatos en los que no van a ser necesarios. Los coches autónomos, un concepto que hace unos años era futurista, empiezan a ser una realidad y parece que en breve serán algo habitual no solo en las carreteras convencionales sino también en los circuitos.

El primer certamen que va a utilizar coches autónomos es la ‘Roborace’, un campeonato que va a estar ligado a la Fórmula E en el que van a competir coches eléctricos sin piloto. Estos coches, los ‘Robocars’, han sido diseñados por Daniel Simon que trabajó como diseñador en Bugatti y colaboró con películas como ‘Tron: Legacy’ y ‘Oblivion’. Su diseño es absolutamente futurista, no tiene espacio para el piloto y los podremos ver en pista durante la temporada 2016/2017.

Por el momento ya se trabaja con un prototipo de pruebas denominado DevBot todavía más parecido a un monoplaza convencional y la idea es que haya un campeonato en el que participen 10 marcas con 2 coches cada uno. Todos los equipos tendrían un coche similar pero podrían configurar los algoritmos que componen el cerebro del coche para batir a sus rivales.

Robocar-2

¿Resulta interesante un campeonato de este estilo? Desde el punto de vista de muchas marcas e ingenieros creemos que tiene un gran interés porque hacer correr a un coche autónomo a 300 km/h es todo un reto tecnológico. Los ingenieros podrían usar este certamen como un campo de pruebas en el que desarrollar algoritmos, probar y mejorar técnicas de inteligencia artificial o componentes hardware como los sensores y cámaras que recogen toda la información del entorno.

Muchos de los desarrollos y mejoras podrían ser de aplicación en los coches de calle, algo que suele alejar a las marcas de otros certámenes como la Fórmula 1. ¿Y para el aficionado habitual a las carreras sería interesante o cambiaría el tipo de público que seguiría estos campeonatos?

Los organizadores del campeonato tendrían que buscar la forma adecuada de transmitir al aficionado lo que está ocurriendo en los coches por ejemplo permitiendo que vean toda la telemetría y todos los parámetros que han configurado los ingenieros en sus coches para ajustar sus algoritmos. Quizás algunos aspectos serían bastante técnicos y habría que buscar una manera pedagógica de hacerlos llegar al público.

Por otro lado también habría que ver lo interesante que resultan las cosas en pista, si hay adelantamientos, cómo se realiza la gestión de neumáticos o de la batería disponible, si hay alternativas en carrera, es decir, criterios similares a los que hacen atractivo o no un certamen tradicional de coches con piloto.

Para los que seguimos los deportes de motor se nos hace raro pensar en una F1 o un WRC sin pilotos pero no dudamos que alguno de estos certámenes pueda encontrar su hueco entre los aficionados en el futuro. ¿A vosotros qué os parecen?

Fotos y vídeo | Roborace

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *