7 marzo 2010 Baloncesto

El protagonista de la pasada jornada en la NBA fue Rodney Stuckey, y no precisamente por firmar unos números espectaculares. El base de los Detroit Pistons sufrió un desmayo por causas desconocidas en pleno partido, el encuentro que enfrentaba a su equipo frente a los Cleveland Cavaliers. Un suceso que mantuvo en vilo a sus compañeros y que ha puesto en alerta a la liga americana y a su entorno.

Como podemos comprobar en el vídeo, Stuckey se dirige tranquilamente hacia el banco e incluso conversa con Jonas Jerebko, su compañero sueco. Es una vez sentado en la silla cuando el jugador llama a Arnie Kander, el preparador físico de los Pistons, y es ahí cuando se desploma en sus brazos. Stuckey fue trasladado inmediatamente en ambulancia y con respiración asistida, donde pasó la noche entre pruebas y más pruebas hasta que fue dado de alta por la mañana.


Los resultados de las pruebas nos dejan tranquilos sobre la salud del jugador, pero no aclaran nada. Los Pistons han comunicado que los exámenes realizados revelan que el jugador no sufre ninguna anomalía, pero no justifican el porqué de ese desmayo. Problemas respiratorios, epilepsia, o simplemente algún problema derivado del esfuerzo, el cansancio o la tensión a la que te somete un partido, de momento sólo podemos lanzar conjeturas sobre que le pasó a Rodney Stuckey.

Un desmayo así sería un hecho aislado si no fuera porque el número 3 de los Pistos es reincidente. Los mareos de Stuckey ya fueron noticia en su temporada sophomore. El número 15 del draft de 2007 llegó a retirarse en dos partidos debido a esta circunstancia, y tomándonos las cosas a la americana, es como para preocuparse.

De momento se le realizarán pruebas más exhaustivas en Detroit y no sabemos si estará mucho tiempo de baja. Lo que sí sabemos es que Rodney Stuckey es una de las piezas básicas para la reconstrucción de unos Pistons que están viviendo un año para olvidar: lejos de meterse en playoffs y con muchos rumores sobre su continuidad en la ciudad por los problemas económicos que están flagrando a la ciudad.

Vía | Marca

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *