9 junio 2017 Tenis

Wawrinka a la final de Roland Garros

En una titánica lucha que se extendió hasta el máximo de sets posibles, Stan Wawrinka – tercer cabeza de serie – superó al número uno del mundo y finalista del año pasado, Andy Murray para llegar a su cuarta final de Grand Slamla segunda en París

Wawrinka que ascendería al número dos mundial en caso de ganar el torneo, tiene registro invicto en finales de Grand Slam habiendo derrotado a Rafa Nadal en Australia 2014 y a Novak Djokovic aquí en París 2015 como el año pasado por el título del Abierto de Estados Unidos.

Un partido jugado a todo vapor y que confirma nuestras sospechas sobre la peligrosidad de Wawrinka en Roland Garros. Se volvían a ver las caras en semifinales de la Copa de los Mosqueteros del año pasado donde ‘Muzza’ se impuso en cuatro sets. Estilos de juegos distintos. El escocés estratégico, pensante mientras que el suizo con su artillería pesada sacando de su raqueta muchos tiros ganadores pero también una buena cantidad de errores no forzados (22 y 23 respectivamente en el primer set). Tras intercambiar roturas en el primer set se irían a un desempate que Murray se adjudicó por un cerrado 7-6(8-6).

Wawrinka siguió fiel a su libreto. No dejó de pegar pero en la segunda parte logró superar el número de ‘winners’ al de errores (18-15) y con un ‘break’ ganó la manga 6-3 puso el duelo en tablas. Parecía que era el momento del campeón del 2015 y que se diluía la resistencia de Murray cuando el de Lausana se dispara 3-0 en el tercero. El escocés recuperó la rotura aunque Wawrinka tomó una vez más ventaja de 4-2. Sin embargo desperdiciar ambas situaciones le costarían caro porque al final sería Murray quien se apuntaría el set 7-5 y volver al comando del encuentro. 2-1 a un solo set de la final. Cabe señalar que en esta tercera parte Wawrinka nuevamente quedó en negativo en la diferencia entre tiros ganadores y errores no forzados (14-19).

El cuarto set fue peleado juego a juego y ninguno cedió siquiera una solo opción de ‘break’ a su oponente. Tanto Murray como Wawrinka desplegaron su mejor tenis al momento de servir y los aciertos superaron a los errores. Ante tanta paridad el desenlace tenía que darse en la ruleta del ‘tie-break’. Wawrinka arrancó mejor, se colocó 2-0 y mantuvo el momento, ganando a continuación cinco de los ocho puntos siguientes: 7-6(7-3) y todo a un quinto. Se jugaban ya más de 4 horas de partido.

El campeón del 2015 no pudo iniciar mejor la recta final. Alargó su buen andar del desempate anterior y no solo rompió en 15 a Murray en el primer juego sino que se anotó en blanco el segundo para quedar con un expectante 2-0. El escocés daba señales de cansancio. El ritmo era brutal y a Wawrinka comenzaban a entrarle los palos tanto de derecha como de revés sin dar tregua. Nuevo ‘break’ del suizo y la distancia se amplió a cuatro juegos de diferencia. 4-0 inapelable sobretodo porque Murray ya no podía sostener los duelos desde el fondo. Wawrinka terminó arrollando 6-1 cerrando además con un revés que significaría la tercera rotura.

Wawrinka en una nueva final de Grand Slam y tal como la historia dice, su foja de victorias en esta clase de definiciones le hacen ver como un rival temible para cualquiera.

Vía y Foto | Roland Garros

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *