6 mayo 2017 Atletismo

Kipchoge se ha quedado a 25 segundos de correr una maratón en menos de dos horas

En los últimos años, y más desde que Dennis Kimetto estableciera el récord mundial en menos de dos horas y tres minutos, la gran pregunta en el mundo del atletismo era si el hombre iba a ser capaz de correr una maratón en menos de 120 minutos. La respuesta entonces era que sí, pero no. Sí, porque algún día se llegaría, pero no porque no sería una cosa rápida sino una cuestión de tiempo.

En las últimas décadas, las rebajas en el récord han sido muy lentas

Así, los expertos auguraban un margen de entre 15 y 20 años para que el récord mundial de maratón, con suerte, bajase de las dos horas. Tan sólo había que echar un vistazo a la propia evolución del récord, desde la primera marca de Johnny Hayes hasta las actuales, para ver que ha hecho falta ese periodo de tiempo para que se consiguieran rebajas importantes de la marca.

Si bien, un hombre, Yannis Pitsiladis, ha creído siempre posible el bajar de las dos horas en el tiempo actual. Con este proyecto en mente tras dos años de trabajo, este profesor de universidad encontró aliados en las marcas deportivas, especialmente Nike, y juntos lanzaron un proyecto, llamado Sub2, que casi da sus frutos: solamente 25 segundos por encima de las dos horas.

Todo sucedió en el Circuito de Monza, en Italia, el lugar elegido para que Eliud Kipchoge, el keniata de 32 años campeón olímpico en Río 2016, intentara el reto. Kipchoge no iba a estar sólo, pues junto a él se encontraban corredores como Lelisa Desisa, de Etiopía, Zersenay Tadese, y hasta otras treinta “liebres”, entre los que podíamos destacar al veterano fondista Bernard Lagat.

La elección de Monza (piso liso, temperatura ideal, amplias curvas …) no era al azar, como tampoco el desempeño de las liebres, o el uso de vehículos para que aprovecharan el rebufo. Todo el desarrollo de la prueba, bautizado como Breaking2, estaba diseñado al dedillo, desde la ropa y calzado que usaban los atletas, la hora a la que se corrió para que se dieran las mejores condiciones medioambientales, los líquidos que ingerían, la nutrición, el programa de entrenamiento seguido hasta aquí …

Al final, Kipchoge no bajó de las dos horas, pero aun así el experimento se considera un éxito

Finalmente, Kipchoge rebajó el récord de 2:02:57 a 2:00:25, o sea, sólo 25 segundos por encima de las dos horas. Lógicamente, no va a ser una marca válida ni homologada por la IAAF porque no se trataba de una competición oficial, y si bien tampoco se consiguió el reto de “romper” las dos horas, ha quedado demostrado que bajo unas condiciones concretas es posible, que quizá está más cerca de lo que creíamos.

Todo este proyecto de meses de trabajo (años en algunos casos) va a desembocar en un documental, que Nike ha estado preparando junto con la productora National Geographic. A lo largo del verano finalizará la producción y entonces verá la luz. Así sabremos cómo se han preparado y cómo se ha desarrollado este proyecto que tanta atención ha suscitado.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *