10 abril 2017 Golf

Sergío García celebra su victoria en el Masters de Augusta 2017

En el Masters de Agusta, el torneo de golf más famoso, el español Sergio García recogió el testigo de José María Olazabal (campeón en los años 1994 y 1999) siguiendo los pasos por un camino que abrió Severiano Ballesteros (campeón en los años 1980 y 1983). Y precisamente, el día en el que el mejor jugador de golf de la historia de España hubiera cumplido 60 años.

No pudo escoger mejor fecha Sergio García para ganar su primer gran torneo y enfundarse la chaqueta verde. Cierto es que el español, desde los 19 años dando guerra en el circuito, hubiera preferido hacerlo mucho antes, por ejemplo en el Open Británico de 2007, que perdió en un desempate ante Harrington, en el PGA de 2008 o en el British de nuevo de 2014, con el gran Mcllroy dejándole sin opciones.

El “grande” se le resistía a Sergio García, tanto que algunos hablaban de una especie de maldición que sopesaba sobre el jugador español. Una palabra que volvió a resonar durante la última jornada, cuando Sergio García, líder del torneo desde el viernes, empezó a sentir el peso del mundo sobre sus hombros y empezó a fallar, permitiendo que el británico Justin Rose, el campeón olímpico, soñara con la remontada.

El de Borriol lo tuvo en su mano, pero falló el último putt en el último hoyo, así que el Masters de Augusta de 2017 se iba a decidir en un desempate. La suerte en estos lances nunca le había sonreído a García, pero en esta ocasión García manejó mejor la presión que Rose, segundo en la edición de 2015, y no desperdició la concesión que el británico nacido en Sudáfrica le hizo: le dio dos oportunidades, y a la primera embocó García para ganar.

Así, el ganador del Masters de Augusta el año pasado, el inglés Danny Willett, colocó la mítica chaqueta verde a Sergio García. A los 37 años, en plena madurez deportiva y también personal (con una boda a la vista), Sergio García entra un selecto club y firma con su nombre una de las grandes páginas del golf español, tal y como hicieron en su día sus referentes: Chema Olazabal y Seve Ballesteros.

Sergio García recibe la chaqueta verde como ganador del Masters de Augusta 2017

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *