20 mayo 2017 Efemérides

Koeman batía a Pagliuca en la prórroga

El 20 de mayo de 1992 es una fecha inolvidable para todos los culés, por ser el día en el que el FC Barcelona alzaba su primera y ansiada Copa de Europa.

Durante estas últimas temporadas el Barça ha conseguido innumerables títulos, incluidas cuatro Champions League en 11 años, pero no siempre fue así, y después de la final perdida en Sevilla en 1986, muchos pensaban que jamás los barcelonistas iban a volver a estar tan cerca de hacerse con el trono europeo, de hecho, al club le costó varios años levantarse de aquella inesperada derrota contra el Steaua en el Sánchez Pizjuán.

La cita con la historia de los pupilos de Johan Cruyff era en Wembley. La primera parte estuvo marcada por los nervios y no se vio un gran juego, solo pudiéndose mover el marcador primero con un tiro de Lombardo que mandó a córner Zubizarreta, y después con un cabezazo de Stoichkov ante el que se lució Pagliuca.

En el segundo tiempo el partido fue mucho más abierto, en el minuto 49 un disparo de Salinas tras zafarse de tres defensas dentro del área lo acabó rechazando el guardameta italiano. En la jugada siguiente, tampoco hubo suerte en una doble ocasión de Stoichkov y Eusebio.

En el 59’ los genoveses iban a dar la réplica, Vialli recibía un pase de Lombardo desde la banda derecha y totalmente libre de marca a escasos metros de la portería enviaba el balón a las nubes. No había tregua, y dos minutos después un remate Hristo Stoichkov se topaba con el palo cuando Pagliuca estaba totalmente vencido.

La ‘Samp’ no se amilanó, el hiperactivo Gianluca Vialli dispuso de dos ocasiones que pudieron decantar el partido para los italianos, aunque tampoco estuvo afortunado y el partido se fue a la prórroga.

En el tiempo extra las piernas pesaban, y el fantasma de Sevilla sobrevolaba en la memoria de todos los culés, pero en el minuto 111, un derribo sobre Eusebio al borde del área iba a cambiar la historia del club para siempre. Stoichkov sacó la falta en corto sobre Bakero que paró el balón para que Koeman reventara la pelota con un chut que batía a Pagliuca a media altura. La locura se apoderó del banquillo liderado por Cruyff, la Sampdoria no tenía piernas para más y el Barcelona acabó consiguiendo su primera Copa de Europa convirtiéndose Ronald Koeman en héroe de todo el barcelonismo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *