24 octubre 2016 Motociclismo

Álex Crivillé se proclama campeón del mundo
El 24 de octubre de 1999, Álex Crivillé se proclamaba campeón del mundo de motociclismo en la categoría de 500 cc., convirtiéndose en el primer español en alzarse con el título en la categoría reina.

En el GP de Brasil, penúltima prueba del campeonato, a Crivillé le valía con sumar 6 puntos o que Tady Okada no acabara entre los dos primeros. El de Seva partió desde la tercera fila y planteó una carrera conservadora desde el inicio, mientras que Okada estaba cumpliendo con su deber situándose en el grupo de cabeza, hasta que Abe le tocó por detrás y el aspirante hizo un recto, lo que le costó descender hasta la décima posición. A partir de ese momento, el título quedó sentenciado, ‘Crivi’ acabó cruzando la bandera a cuadros en sexto puesto por delante de Okada, haciéndose con un campeonato que parecía que jamás iba a venirse para España.

Lo cierto es que el catalán había vivido a la sombra de su compañero de equipo y pentacampeón del mundo, Mick Doohan, con el que empezó a compartir el box de HRC en 1993. En el campeonato de 1999, el australiano sufrió una terrible caída en Jerez de la Frontera, tercera prueba del campeonato, rompiéndose su maltrecha pierna derecha (cerca estuvo de perderla por otra caída en 1992 en Assen), que no solo supuso el adiós a su temporada, sino al de su carrera deportiva. Honda se volcó por primera vez con Crivillé, lo que le ayudó a vencer en Jerez y en las tres carreras posteriores, a las que hubo que sumar las victorias en Gran Bretaña y San Marino, además de los pódiums en Malasia, Alemania, República Checa y Sudáfrica.

El pequeño pueblo de Seva se echó a la calle para celebrar la victoria de su paisano y el lunes lo recibirían con honores de campeón. Este laureado se sumaba al que ya había obtenido en 1989 en la categoría de 125 cc.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *