25 junio 2017 Efemérides, General

Kempes celebra uno de sus goles en el Monumental

Tras cuatro décadas de lucha de la Federación Argentina para que el Mundial se disputara en su país, iba ser 1978 el año en el que fueran anfitriones de la fiesta del fútbol. Sin embargo, el momento que atravesaba Argentina no podía ser más convulso, ya que el 24 de marzo de 1976, con llegada al poder del general Jorge Rafael Videla, se implantó un durísimo régimen militar que llegó a poner en peligro la disputa del evento por las campañas en todo el mundo que pedían el boicot como protesta contra las desapariciones masivas que estaban ocurriendo.

En lo estrictamente deportivo la organización del Mundial fue de las mejores que se recuerda, y Argentina llegaría a la final por un mejor golaveraje respecto a Brasil, para lo que fue esencial la victoria albiceleste en el último partido de la segunda fase por 6-0 contra Perú, resultado tampoco exento de polémica.

El 25 de junio de 1978, Argentina se enfrentaría al subcampeón de la edición anterior, una ‘Naranja mecánica’ ya sin Johan Cruyff que renunció a jugar el Mundial por razones políticas, al estar en contra del gobierno militar argentino, y porque le prometió a su esposa que “no volvería a participar de una concentración para jugar un torneo”.

En el minuto 37, Mario Alberto Kempes que casi no había entrado en el juego, aprovechó la combinación de Osvaldo Ardiles y Leopoldo Luque, y batió con tiro raso al veterano portero Jan Jongbloed, haciendo el 1-0.

Casi toda la segunda parte transcurrió con la ventaja por la mínima para la albiceleste y cuando parecía que todo estaba de cara para ellos, a falta de nueve minutos, un remate de cabeza de Dick Naninga puso el empate e hizo enmudecer al Monumental de Buenos Aires. Con un equipo y un estadio en ‘shock’, en el último minuto Rensenbrink estuvo a unos centímetros de dar el título a Holanda con un disparo que se estrelló contra el palo derecho del marco de Fillol. Con el resultado de empate a uno se llegó al final del tiempo reglamentario.

A la prórroga Holanda llegó muy castigada físicamente, factor que aprovecharon los de Menotti para llevarse su ansiado Mundial con dos goles de Mario Alberto Kempes y Daniel Bertoni que dejaron el resultado final en 3-1.

Vía| www.nacion.com

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *