12 octubre 2016 Motociclismo

Pedrosa se hace con el Mundial de 125 cc.
El 12 de octubre de 2003, el piloto español Dani Pedrosa certificaba su Campeonato Mundial de 125 cc., aún a falta de disputarse los Grandes Premios de Australia y Valencia, tras imponerse en el circuito malayo de Sepang. Pedrosa venció con autoridad un campeonato que no vio peligrar en ningún momento pese al bache que tuvo en las tres carreras anteriores a Malasia (Estoril, Río de Janeiro y Motegi) por problemas mecánicos, lo que supuso que el título se hiciese esperar más de lo previsto.

En Sepang le bastaba con utilizar la calculadora, un quinto puesto le valía para salir campeón, pero Dani quería coronarse en lo alto del pódium en Malasia y resarcirse del mal sabor de boca que le habían dejado las últimas carreras.

Pronto se le puso la carrera de cara al catalán, en la tercera vuelta su perseguidor en la clasificación del Mundial, Stefano Perugini, rompió motor y tuvo que retirarse, el equipo se lo marcó en la pizarra pero él ya lideraba la carrera en solitario, no quería relajarse y enzarzarse en la lucha del grupo, allí él nunca se sentía cómodo, por lo que fijó su mirada al frente y dejó atrás definitivamente a los rivales con un ritmo endiablado. Solo se relajó a falta de dos vueltas, cuando todo estaba visto para sentencia y la victoria no se podía escapar, la distancia era muy cómoda sobre el grupo de Kallio y Lorenzo, tanto que Dani cruzó la línea de meta con los brazos en alto. Se acababa de convertir en el campeón mundial español más joven de la historia en la categoría de 125 cc.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *