7 abril 2017 Efemérides

Valerón celebra su gol ante el Milan
El 7 de abril de 2004, se iba a disputar en el estadio de Riazor, el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Champions League entre el Deportivo de La Coruña y el Milán.

El Dépor, que se encontraba en la mejor época de su historia, había caído derrotado en la ida por 4-1 en San Siro (Kaká por partida doble, Shevchenko y Pirlo, respondieron con contundencia al gol inicial del “Rifle” Pandiani). Pese a lo abultado del resultado cosechado en Italia, que se fraguó en 8 minutos fatídicos en los que los deportivistas encajaron tres goles, el optimismo entre la afición coruñesa se fue intensificando según se acercaba el día del partido.

Riazor no se llenó pero los asistentes se volcaron con el equipo, y en una primera mitad que rozó la perfección, el Deportivo logró dar la vuelta a la eliminatoria con goles de Pandiani, Valerón y Luque, que firmaron el 3-0 con el que se llegó al descanso.

Se esperaba tras el paso por vestuarios algún tipo de reacción por parte de la escuadra rossonera, pero transcurrían los minutos y el Milán no llegaba de forma clara a las inmediaciones de la portería defendida por José Francisco Molina. A falta de 15 minutos para el final iba a ser Fran, el eterno capitán, quien hiciera el 4-0 provocando el delirio en las gradas de Riazor.

Los italianos se fueron arriba a la desesperada y Rui Costa pudo empatar la eliminatoria y mandar el partido a la prórroga con un disparo desde la frontal que envió a córner el cancerbero deportivista. No hubo tiempo para más y el Dépor con esta espectacular remontada accedía por primera vez en su historia a unas semifinales de Champions, donde le esperaba el que iba a ser su verdugo y a la postre campeón de Europa, el Oporto de José Mourinho.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *