18 enero 2017 Acuáticos

La selección española de waterpolo se alzaba con el mundial de Perth
El 18 de enero de 1998, España se proclamaba por primera vez en su historia campeona del mundo de waterpolo en Perth (Australia).

La selección española, que venía de colgarse en el oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, se vio beneficiada por un sorteo que le permitió llegar sin excesivas dificultades a los cruces de semifinales, donde mostró su mejor versión ante Yugoslavia, a quien venció por 5-3, y ya en la finalísima ante Hungría, obteniendo la victoria por 6-4.

En la final, disputada en el Challenge Stadium, los chicos de Joan Jané no dieron ninguna opción a la selección magiar, entrando a la piscina como un torbellino y obteniendo antes de que se cumplieran los tres minutos dos goles de ventaja, materializados por Estiarte y Sans.

Los húngaros se estrellaban una y otra vez con el muro defensivo español liderado por el mítico Jesús Rollán. El primer cuarto finalizó con 3-1, mismo resultado con el que se llegó al descanso.

En el tercer cuarto se volvieron a imponer las defensas a los ataques, pero un gol de Benedek en los últimos segundos volvía a meter a los húngaros en la final.

El partido se rompió en el último cuarto, cuando los goles de Gómez y Pedrerol permitían a España escaparse en el marcador con tres goles de ventaja (5-2) a falta de tres minutos y medio para el final. Fodor redujo distancias, pero el oro estaba decidido y solo quedaba tiempo para que las estrellas de ambos equipos, Manel Estiarte y Tibor Benedek, sellaran el 6-4 definitivo.

Con este título, la mejor generación de la historia del waterpolo español cosechaba el que iba a ser su último gran éxito.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *