8 octubre 2016 Ciclismo

Olano e Induráin conquistan Colombia

El 8 de octubre de 1995 se disputaba el Mundial de Colombia de fondo en carretera en el que el equipo español llegaba como favorito. Desde el inicio el combinado nacional llevó el control de la carrera, aunque las medallas se empezaron a disputar a partir del decimotercer paso por meta con Fernando Escartín y el suizo Felice Puttini escapados y perseguidos por un grupo de nueve corredores donde se encontraban los favoritos. Ambos fueron neutralizados.

Con el grupo unido coronando el Alto del Cogollo llegó el primer percance para los españoles, Miguel Induráin pinchaba, aunque consiguió reintegrarse en la bajada e incluso lanzar un ataque en la misma, Konyschev se fue a por él y el navarro no persistió en su intento, porque era el momento de Abraham Olano que se marchó en solitario a por la victoria, cogió algo de ventaja y fue Pantani quien, tras unos minutos, se decidió echarse en sus piernas el peso de la persecución, reduciendo el número de acompañantes en el grupo a Induráin y a Gianetti. Pese al pundonor del “Pirata” el más fuerte en del trío perseguidor era Miguelón, que únicamente se dedicaba a controlar los ataques del italiano, sin intención de disputarle el oro a su compañero de selección.

Cuando parecía que el dorado no se le iba a escapar a Olano, quien tenía una ventaja de algo más de 20 segundos respecto al grupo perseguidor y la meta a menos de dos kilómetros, el entonces corredor de Mapei pinchaba la rueda trasera de su bicicleta, pero decidió no cambiarla, apretó los dientes y alcanzó la meta, consiguiendo de esa forma el título mundial.

Además Miguel Induráin completaba una tarde (noche en España) que pasó a la historia del ciclismo español, batiendo en el sprint a Pantani y a Gianetti, y colgándose la medalla de plata.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *