14 febrero 2017 Fútbol

Torres: ¿rendirse?, jamás
“La fe mueve montañas” comentaba un buen sabio hace algún tiempo, y llevaba mucha, pero que mucha razón. No rendirse, nunca tirar la toalla, es clave para alcanzar el éxito, o bien, para resurgir de tus cenizas y mostrar la mejor versión de ti mismo. Algo similar ha ocurrido con Fernando Torres.

Hablar de ‘El Niño’ es hablar de un futbolista muy singular. Años atrás era el máximo representante del fútbol español. Su carrera brillaba, su juego le acompañaba…todo era idílico. Pero el tiempo no pasa en balde para nadie, y con Torres no iba a ser menos: se estaba haciendo mayor.

Su carrera entraba, poco a poco, en un pequeño bucle que le perjudicaba. Parecía haber perdido muchas de esas cualidades que le hicieron uno de los mejores delanteros del momento. No obstantes, cuando todo parecía estar perdido, llegó la salvación.

El Atlético de Madrid volvía a llamar a su puerta. El ojito derecho del Calderón regresaba a hogar. Allí, sobre el verde césped que le vio nacer, crecer y deslumbrar, volvía a tener una nueva oportunidad.

Sin embargo, la situación era distinta. Ahora su querido Atleti ya no era el “pupas”, se había convertido en uno de los grandes equipos del viejo continente. Todo ello gracias, sobre todo, a la figura de un hombre: Diego Pablo Simeone.

Había que ver cómo Fernando Torres se adaptaba, paradójicamente, a vivir en su casa de toda la vida. Los dos primeros asaltos los solventó y se ganó la confianza del míster. No es nada fácil seducir al ‘Cholo’, todo hay que decirlo.

Pero esta temporada iba a ser distinta. El Atlético de Madrid había mostrado serios problemas de cara a portería. Le faltaba finalización. La defensa seguía férrea, pero el ataque no era, ni de lejos, contundente. Para poner fin a este problema, llegaron Gaitán y, expresamente, Gameiro (la sensación del momento). Este último, junto a un fantástico Griezman, prometía dar mucha guerra a orillas del Manzanares.

Lo cierto y fijo es que Gameiro no ha acabado de despuntar. Y, ¿quién está ahí? Pues sí, de nuevo Fernando Torres, el cual ha perseverado y trabajado hasta ganarse un hueco en el once titular.

Sus goles, lleva 5 en 17 encuentros, están siendo claves para mantener al equipo en los puestos de arriba del campeonato liguero. Pero más importante está siendo su compromiso y su entrega. Lógicamente, está lejos de aquel jugador que era años atrás, pero está potenciando al máximo sus cualidades: la velocidad, la corpulencia y el atacar los espacios entre líneas como nadie.

Gracias a su fe, Torres ha mostrado que no dijo su última palabra, y que aún puede dar, y está dando, mucho de qué hablar.

Foto | Cadena Ser

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *