10 marzo 2008 Fútbol, Opinión

barcelona_villarreal.jpg
Eso es lo que parece. El Barça tenía a tiro a un mediocre Real Madrid y lo ha dejado escapar. Dos jornadas atrás estaban a dos puntos y soñaban con ponerse líderes. Ahora vuelven estar a ocho, después de dos derrotas consecutivas, y ven como el Villarreal se le pone a sólo cuatro puntos, amenazando su segundo puesto.

Estos males barcelonistas no son de ahora, son producto de la desidia con la que los culés acabaron la liga pasada, entregando el campeonato de forma increíble a su máximo rival, el Real Madrid. Tenían la liga en la mano y no fueron capaces de amarrarla dejándose empatar en el Nou Camp ante Betis y Espanyol en los minutos finales. Y lo más increíble de todo es que la directiva no tomó nota y dejó pasar esa bochornosa situáción sin actuar. En cualquier empresa rodarían cabezas ante semejante bajada de rendimiento.

El primer error fue permitir que sus dos máximas figuras, Eto’o y Ronaldinho se tirasen los tratos a la cabeza. Se veía claro que un vestuario con dos de la estrellas enfrentadas se resentiría, y con ello el juego del equipo. Asi el Barcelona dejó de ser un equipo solidario, en que todos presionaban, bueno todos no, al brasileño se le eximía de esa labor porque acababa resolviendo muchos partidos, para recuperar el balón y salir con rapidez hacia la puerta contraria, para convertirse en un equipo lento y previsible que rara vez sorprende al contrario. Además la actitud de Ronaldinho era cada vez más pasota, siendo muy pocos los días que salía del gimnasio para entrenar con sus compañeros, debido a ello su forma se resintió y pasó de ser el jugador desequilibrante que resolvía un partido por su cuenta, a ser una rémora que entorpece el juego del conjunto.

Durante el verano la directiva azulgrana pudo arreglar el problema, Chelsea o Milán estaban dispuestos a pagar una buena cantidad de dinero por un jugador que ahora está muy devaluado, no lo hicieron y ahora lo están pagando.

Otro error de los culés es el capítulo de los fichajes. Dejaron marchar al único jugador que verdaderamente era de banda, el francés Giuly era un puñal por el costado derecho abriendo brechas que eran aprovechadas por sus compañeros, fue traspasado a la Roma y nadie vino en su lugar. Llegó Henry, pero es otro delantero centro, incompatible con Eto’o con la actual forma de jugar del Barça, con un sólo delantero centro y, en teoría, dos hombres de banda que no son tales, porque los que tendrían que desempeñar esa función no son extremos que abran el campo, todo lo contrario, tienen a meterse al centro y ahí se atasca todo el juego azulgrana. Messi, Ronaldinho, Eto’o o Henry se lo ponen fácil a las defensas contrarias que sólo tienen que esperar a que los propios jugadores azulgranas se estrellen contra ellos. Además fichajes como los de Gudjohnsen o Ezquerro apenas aportan algo positivo al juego azulgrana, mientras que otros como Thuram siembran el pánico entre sus propios compañeros cada vez que juega debido a su lentitud. Un equipo ofensivo como el Barça que está expuesto a los contragolpes rivales no puede tener centrales lentos, tienen que ser rápidos para contrarrestar esos probables contraataques.

La afición blaugrana, que no es tonta, se da cuenta de estas cosas, por eso acude en menos número al Camp Nou. Para algunos jugadores no, pero para ellos es muy duro perder ligas contra el eterno rival, y más, cuando ven que se las gana un mediocre Real Madrid. El Barcelona sólo salvará la temporada ganando la Champions o la liga, sino será un fracaso total, incluso ganando la Copa del Rey. Este sería un premio menor para una plantilla de campanillas. Y la liga ya vemos como está de complicada.

Ni siquiera la baja de Messi puede servir de excusa, un equipazo como el azulgrana no puede depender exclusivamente de un sólo jugador, por muy bueno que sea. En otras plantillas de presupuesto mucho menos abundante se podría entender la dependencia de un crack, aquí no.

La directiva y Rijkaard han permitido que la situación azulgrana empeorase sin poner remedio a sus males. Seguramente en el verano tendrán que hacerlo y de forma más traumática, porque veo muy difícil que los azulgrana se acaben llevando la liga o la Champions, verdaderos objeto de deseo de los culés.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *