12 septiembre 2012 Rugby

¡Que no solo del fútbol vive el hombre! También tenemos un deporte más señorial, en el que nadie está triste; también tenemos Rugby. Y en España, poquito a poco, vamos creciendo hacia esa profesionalidad total en las primeras divisiones y en nuestra selección. Es un camino duro, pero se conseguirá. Y se conseguirá gracias a equipos como el VRAC Quesos Entrepinares o el Ampo Ordizia, equipos que se disputaron el pasado domingo la final de la Supercopa de España.

El VRAC, actual campeón de liga, comenzó el partido con más acierto que sus rivales, algo que se pudo traducir en el marcador ya que, en el minuto 10, el apertura Gareth Griffits anotó dos golpes de castigo, mientras que Kroll, del Ordizia, tan solo uno. Por lo tanto, el partido se colocaba 6-3 de cara quesera. Además, el VRAC aceleró el ritmo del encuentro, aunque una bien plantada defensa del AMPO les detuvo.

Una defensa bien plantada que por poco logra el primer ensayo de la mañana. Fue por medio de Greanwald, pero el árbitro no concedió los cinco puntos. Eso sí, poco después de la primera media hora, Kroll logró empatar el encuentro por medio de una patada.

Pero saltó al campo Pedro Martín para sustituir al lesionado Diego Gorosito. Ahí todo cambió. Logró revolucionar el partido y, tras dos fases, Íñigo Ribot apoyó el primer balón en la zona de ensayo. Criffiths no falló la transformación para poner el marcador 13-6 antes del descanso.

En la reanudación más de lo mismo: el VRAC continuó empujando más que sus rivales hasta que, en el 48, Pedro Martín lograba el segundo ensayo del día tras una buena jugada personal. Vaya lío les hizo Martín a su antiguo equipo…

El marcador brillaba 23-6 para el conjunto quesero. Pero, tal y como pasó en la final de la Copa del Rey, los de Ordizia resucitaron. Cerraron líneas y, mediante sus delanteros, crearon un ensayo posado por Joan Tudela. Tras la transformación de Kroll, el partido quedaba 23-13; a un ensayo y un golpe.

Pero, en el último tramo del encuentro, los nervios hicieron su aparición hasta el punto de que Borja Estrada y Xabi Lerma, del VRAC y del AMPO respectivamente, vieron un sin bin por ir contra las leyes. Minutos después, sería Pedro Martín quien desfiló hacia el banquillo con otra tarjeta amarilla.

El conjunto de Valladolid supo mantener la ventaja conseguida en la primera mitad gracias a una defensa casi numantina. Además, en los últimos minutos, Griffiths acertó un golpe de castigo que sentenció totalmente el encuentro, dejando el marcador en 26-13.

De esta manera, el VRAC Quesos Entrepinares cierra la pretemporada con el primer título del año y con el claro objetivo de renovar el título liguero y, por qué no, hacerse con la Copa del Rey. Competición continental no tendrán, ya que desecharon la oportunidad por motivos financieros.

Vía | Marca

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *