28 marzo 2013 Juegos Olímpicos

Acusada de dopaje, Cakir tendrá que devolver su medalla olímpica

Los de Londres 2012 presumían de ser los unos Juegos Olímpicos limpios, pero nada más lejos de la realidad. Ya antes de los propios Juegos, más de un centenar de deportistas fueron cazados con un positivo, y durante la celebración de los mismos también hubo varios casos. En deportes como el atletismo tenemos además casos de medallistas que han perdido o perderán su medalla por haber dado positivo a posteriori de los Juegos.

La bielorrusa Nadzeya Ostapchuk es una de estas deportistas. La atleta ganó la medalla de oro en lanzamiento de peso, superando a la antigua campeona olímpica, Valeria Adams. Pero le detectaron una sustancia anabólica y fue descalificada, por lo que tuvo que entregar la medalla que llegó así a la neozelandesa Adams. Evgeniia Kolodko y Lijiao Gong escalaron una posición para ser ahora plata y bronce.

Otra atleta que va a perder con casi toda seguridad su medalla es Asli Cakir. La turca fue la campeona olímpica en los 1500 metros y sobre ella pende la sospecha por unos valores anómalos en su pasaporte biológico, lo suficientemente anómalos como para acusarla de dopaje. Se da la circunstancia de que Cakir ya fue acusada y sancionada en 2004, así que la atleta de 28 años podría ser sancionada a perpetuidad.

Otra medalla que voló de las manos de su ganador fue la medalla de bronce en lucha masculina, en la categoría de -74 kilos. La ganó un uzbeko, Soslan Tigiev, que ya fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. En un control sanguíneo se le detectó methilhexanamina, un estimulante prohibido, por lo que el COI le descalifició e instó a que devolviese su premio, además de tener que enfretarse a la correspondiente sanción.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 marzo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *