29 junio 2016 Ciclismo

Mountain Bike

Este verano con el buen tiempo y las vacaciones muchos nos animaremos a volver a sacar nuestra MTB del garaje. Antes nos tocará revisarla y es probable que veamos que tenemos que elegir nuevas cubiertas, así vamos a repasar algunos aspectos a tener en cuenta para comprar las que más se adapten a vuestras necesidades.

Lo primero que debemos resaltar es que elegir la cubierta adecuada es una cuestión de equilibrio entre muchos factores como el tipo de terreno por el que suelas salir, la meteorología que afecta a esa zona, el dinero que quieras invertir o el feeling que te guste sentir cuando estás sobre la bicicleta. Por tanto, no hay una cubierta perfecta para todo el mundo y todos los momentos pero sí la más adecuada para cada caso.

El primer factor que podemos tener en cuenta es si elegimos cubiertas con cámara o las tubeless (sin cámara), que son las opciones más habituales; aunque hay otras como las que tienen doble cámara o las sólidas para evitar todo tipo de pinchazos. Las cubiertas tubeless son más caras y requieren de más mantenimiento pero a cambio obtenemos ventajas como la reducción de la posibilidad de pinchazos (aunque no los evitan por completo). Además, también permiten un buen rendimiento con presiones más bajas lo que implicará mayor tracción.

Las presiones son otro factor clave. En la ficha técnica de cada cubierta debemos consultar las presiones recomendadas por el fabricante que en el caso de las cubiertas con cámara pueden ir entre los 29 PSI y los 50 PSI y en las tubeless estar en torno a los 35 PSI.

cubiertas-mtb-ap

Las cubiertas con presiones bajas tienen una mayor superficie de contacto con el suelo y eso les otorga mayor tracción sobre todo en subidas además de una mejor capacidad para absorber los baches. Sin embargo también sufren más desgaste, son más inestables y tendremos una menor velocidad en terreno llano.

La velocidad que tengamos en llano también se verá afectada por la anchura de las cubiertas. Si son más anchas perderemos velocidad pero rodaremos más seguros y tendremos más tracción en las subidas. Si queremos ir rápido en llano apostaremos por cubiertas más estrechas que también serán más ligeras y se adaptarán mejor a las pistas con barro.

En cuanto al taco también es importante revisar tanto su anchura como la separación. Los tacos de mayor tamaño ofrecen más agarre, algo que notaremos especialmente en terrenos arenosos o de barro. Si los tacos son más pequeños nos moveremos mejor en terrenos duros. Si los tacos están juntos también se agarran mejor al suelo y funcionan mejor en terrenos duros mientras que los más separados son adecuados para zonas blandas o con barro.

Por último comentamos un aspecto más técnico como el TPI (hilos por pulgada o threads per inch), una medida de construcción que cuenta el número de hilos entrelazados por cada pulgada de cubierta. Las cubiertas con mayor TPI suelen ser más ligeras pro también se desgastan más rápido y tienen una mayor probabilidad de sufrir pinchazos.

Esperamos que estos consejos te ayuden a elegir la mejor cubierta para tu bicicleta.

Foto | SoloBici.es

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *