28 mayo 2012 Fútbol, Opinión

La última final de la Champions League que fue a parar a las vitrinas del Chelsea tras la tanda de penaltis hizo reflexionar a Joseph Blatter sobre esta forma de decidir los partidos. El presidente de la FIFA se mostró reacio a que un título se decidiera desde los once metros y abrió un debate para la búsqueda de otras opciones que pudieran sustituir a este método aunque, dicho sea de paso, él no propuso ninguna idea.

Más bien lo que hizo Blatter fue invitar a Franz Beckenbauer, director de un grupo de FIFA que propone cambios en el reglamento del fútbol, a pensar en posibles soluciones. Lo cierto es que buscar otro método parece complicado porque todas las que se ocurren tiene ventajas e inconvenientes así que preguntamos a nuestros lectores por su opinión y cuál creen que podría ser una buena alternativa.

Para criticar las tandas de penaltis la mayoría de detractores recurren a la manida frase de que es una loteria. No les falta algo de razón, pero lo que era una verdadera lotería era lo que se hacía en el pasado cuando el lanzamiento de una moneda decidía el ganador del partido. Al menos en los penaltis hay factores como la habilidad y calidad de los lanzadores así como la sangre fía de los porteros y el conocimiento que tienen de sus rivales. Son un método donde influye la suerte pero al menos los implicados pueden influir en su destino.

Otra opción que también se usó en el pasado y que sigue vigente en competiciones como la FA Cup es la del replay, es decir, jugar otro partido para desempatar. El problema que le vemos a esta opción es que es difícil de aplicar en grandes campeonatos sobre todo por la logística.

Imaginen una final de Champions o un Mundial con 50.000 o 60.000 espectadores desplazados a una ciudad para ver a su equipo y coger posteriormente aviones para volver a casa. Llega el minuto 90 o 120 y se decide repetir el partido un par de días después. ¿Qué se hace con todo el público? Algunos aficionados podrían alojarse en la ciudad y esperar pero la mayoría tendría que volver a casa para seguir con sus rutina diaria y quizás le sería imposible volver al siguiente partido por no hablar de los costes económicos que eso les supondría. Además, la emoción de diluiría en varios partidos y parece que lo lógico es que el gran día de la final se decida el campeón.

Durante algún tiempo también se probó el gol de oro y el gol de plata. No se eliminaban los penaltis pero se reducía la posibilidad de que ocurrieran. Tampoco gustó la medida que fue eliminada años después porque se quitaba la opción de poder reaccionar a un equipo que recibía un gol en la prórroga

Desde que se abrió este debate por Internet se pueden leer soluciones desde lógicas hasta descabelladas. Por ejemplo, algunos proponen que se deje a los equipos jugando hasta que marquen pero todos sabemos que habría partidos en los que no se acabaría nunca siguiendo esta solución. Otros aficionados proponen flexibilizar las reglas en el tiempo extra, por ejemplo, eliminando el fuera de juego para facilitar la llegada de un gol pero esto haría perder la esencia del fútbol.

Algunos también han pesando en soluciones parecidas al boxeo en las que si no hay KO se gana a los puntos. Es decir, se elaborarían una seria de medidas que durante el partido decidieran quién ha sido el mejor como posesión, ocasiones, etc. y esto serviría para decidir al ganador en caso de empate. Sinceramente, una solución que parece muy compleja y que parece inviable porque qué pasa con los equipos que no gustan de la posesión y juegan a la contra o de aquellos que tienen mucha posesión moviendo en balón de un lado a otro en su defensa sin crear peligro.

Personalmente me decanto por una que decida al campeón el mismo día del partido y en la que los jugadores puedan influir en su suerte. Ninguna es del todo buena pero los penaltis no parecen la peor.

¿Qué solución creéis que podría mejorar las tandas de penaltis?

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • LuisLEON

    Deberían de eliminar el fuera de lugar. Siempre lo he dicho. Esto no haría “perder la esencia del fútbol” puesto que ambos equipos tendrían que estár más atentos a defender su portería. Habría más goles en los partidos, y haría del fútbol un deporte mucho más interesante.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *