15 abril 2015 Fútbol

Luis Suárez marcó dos golazos en París

El Barcelona bailó en París al país al son que marcó Luis Suárez. El 0-3 que ha conseguido el equipo azulgrana en el Parque de los Príncipes, con dos goles del delantero uruguayo, los pone prácticamente en semifinales, salvo que el París Saint Germain arme el taco en el Camp Nou y protagonice una remontada que sería histórica, cosa que ahora mismo se ve harto improbable.

A Blanc le quedará la duda si, con menos bajas, la eliminatoria hubiera sido distinta. A las ya sabidas de Verratti o Ibrahimovic se unió Thiago Silva. El defensa brasileño dejó el partido ya cuando su equipo perdía por 0-1, tras una contra letal en la que Messi asistió y Neymar finalizó. Al Barcelona no se le podía poner más de cara el partido y sin necesidad de tener que ser muy incisivo.

El hueco de Silva lo ocupó David Luiz, un jugador recuperado milagrosamente para el partido pero al que Luis Suárez le ha hecho un roto difícil de olvidar. A falta de brillo colectivo, apareció el charrúa para aportar una solución individual, brillante en ambos casos, con doble caño a David Luiz en la fabricación de los goles, y apagar los rescoldos de aquellas críticas que le habían caído tras sus primeros partidos.

Quaresma hizo doblete ante el Bayern Munich

Si el PSG está contra las cuerdas, qué decir del Bayern Munich. Le tenía miedo Pep Guardiola a este partido, primero porque llegaba con bajas y no en buen momento, y segundo por el Oporto en sí. Y acertó en eso el técnico español porque el conjunto portugués ha ganado por 3-1, además con todo merecimiento y dejando en evidencia a la defensa muniquesa en varias ocasiones.

Al primer minuto se le pusieron las cosas de cara a los de Lopetegui, gracias a un penalty de Neuer tras un regalo de Xabi Alonso. El delantero Quaresma anotó el gol de penalty y anotó el 2-0 apenas unos minutos después, aprovechando un error de Dante. Y como la noche de generosidad, otro error, esta vez de Boateng, lo aprovechó Jackson Martínez para hacer el tercero de su equipo.

Entre el 2-0 y el 3-0 llegó el gol de Thiago Alcántara, rematando sin oposición un centro de Boateng que nadie acertó a despejar. Ese gol del jugador español, el primero que anota tras más de un año, es ahora mismo la cornisa a la que se aferra el Bayern Munich para evitar despeñarse al abismo. Por ese gol, con un 2-0 en el Allianz Arena les valdría, pero el Oporto ya ha avisado que no es comparsa.

Vía | UEFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *