11 julio 2016 Fútbol

Portugal Francia Eurocopa

Hoy era la noche, el imponente Stade de France era el escenario elegido para albergar la final de la Eurocopa 2016, que enfrentaba a la selección anfitriona y a la de Portugal. Estaba por ver, si jugar en casa iba a ser un plus para Francia o, sin embargo, le iba a pesar, como ya le pesó a los lusos en la final de Lisboa de 2004.

Empezó muy fuerte Francia, mordiendo, a lo que se le unían los nervios iniciales de los portugueses que sobre todo a la hora de sacar el balón desde atrás tenían muchos problemas. A los 10 minutos, un remate de cabeza de Griezmann dirigido a la escuadra fue respondido con una espectacular parada de Rui Patrício, salvando el primero. Pero aquí no acababan las malas noticias para Portugal, porque una fuerte tarascada de Payet sobre Cristiano Ronaldo, lesionó al astro portugués. Se retiró entre lágrimas para ser atendido y decidió volver para probarse, aunque en el minuto 23, definitivamente, tuvo que ser sustituido por Quaresma.

Cristiano no pudo continuar en el partido y se fue entre sollozos El parón por la lesión de Cristiano enfrió el partido y con él, el ímpetu inicial francés, que volvió a la carga en el 33’, cuando Sissoko recibió dentro del área un pase de Payet, dribló a Silva pero su disparo con la derecha lo volvió a sacar el arquero luso. Siguió dominando Francia pero sin crear grandes ocasiones, así que con el 0-0 llegó el descanso.

Los primeros minutos del segundo acto fueron muy parejos, con mucho centrocampismo y sin ocasiones por parte de ningún bando, a excepción de un disparo en el 58’ de Griezmann que detuvo sin muchos problemas. En el minuto 65, la tónica del partido empezó a cambiar a favor de los anfitriones, a partir de una gran ocasión que tuvo de nuevo el atlético, con un remate de cabeza libre de marca que se le fue por encima del larguero. Los franceses se empezaban hacer dueños del partido y Portugal no pasaba prácticamente del medio campo. En el 75’ Rui Patrício, el mejor de Portugal, volvía a salvar un zurdazo de Giroud.

El palo evitó el gol de Gignac en el último minutoEn el 79′, un centro envenenado de Nani estuvo a punto de colarse en la portería de Lloris, quien rechazó de forma poco convencional y acabó atajando el rechace que remató Quaresma. La única ocasión de Portugal hasta el momento, hacía tambalearse al Stade de France. Respondió Sissoko con disparo lejano que volvió a despejar el portero luso. Y en el minuto 91, Gignac tuvo la ocasión más clara del partido con una gran jugada, recortando a Pepe dentro del área y disparando al palo corto, en el que se estrelló su disparo. Con el 0 a 0 nos íbamos a la quinta prórroga que brindaba este campeonato.

Portugal Francia Eurocopa

Lo más peligroso de la primera parte del tiempo extra fue un remate picado pero centrado de Éder que sacó Lloris. En el arranque de la segunda mitad, Guerreiro mandó una falta al larguero y en el 109’, Éder desde unos 8 metros fuera del área, se sacó un gran tiro, que se coló por la derecha de la portería francesa, anotando el gol más importante de la historia del fútbol portugués, el cual iba a ser suficiente para dar su primera Eurocopa a Portugal.

Con el pitido final estalló la alegría entre los jugadores y la afición portuguesa, que veían como el fútbol les devolvía aquella final perdida hace ya 12 años en su propio territorio.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *