23 octubre 2015 Baloncesto

Maccabi-Unicaja-Malaga

Comienza bien la semana europea para los representativos españoles en la Euroleague con la sufrida victoria del Unicaja ante el Maccabi en Israel en la exhibición de Kuzminskas y la auténtica paliza que le propinó el Real Madrid al Estrella Roja con tiempo para que las perlas Hernangómez y Doncic se lucieran ante un flojo cuadro serbio


Unicaja comenzó la jornada ganando su encuentro en la Mano de Elías ante Maccabi Tel Aviv gracias al partidazo de Kuzminskas que acabó con 23 puntos sin fallos en los tiros de dos puntos. El conjunto dirigido por Joan Plaza entró mucho más fuerte en el partido con un gran acierto exterior comandado por tres triples de Jamar Smith y la buena dirección de Markovic. Como se había hablado en la previa, Maccabi intentaba hacer valer su defensa desde el primer momento pero las pérdidas en ataque y la buena velocidad cajista lastraban sus armas.

Aun así, el cuadro israelí terminaba el cuarto con solo una anotación por debajo del cuadro malagueño a pesar de la buena actuación de Kuzminskas y es que Jordan Farmar y Rochestie tenían la calidad suficiente para poner en problemas a cualquier equipo de Euroliga como demostrarían empatando el encuentro a pocos minutos del descanso y consiguiendo la primera ventaja al poco de la reanudación. El encuentro había cogido un matiz rocoso en cuanto a las trabas físicas que imponían los locales, pero tras varios minutos de igualdad y algunas ventajas de los macabeos Kuzminskas salía en defensa de los suyos para comandar un parcial que devolvería ventaja de nuevo a los andaluces durante 10 minutos antes de la recta final del encuentro.

Devin Smith y la defensa acercaron a solo dos puntos a Maccabi cuando quedaban tan solo 4 minutos pero de nuevo la estrella lituana de Unicaja aparecería con 5 puntos seguidos para destrozar el ánimo hebreo y cerrar el partido

Mucho más fácil lo tuvo el Real Madrid para vencer al Estrella Roja de Belgrado en Madrid con tiempo para que participaran los menos habituales. Sergi Llull abrió la lata para el cuadro de Pablo Laso y a partir de ahí todo fue coser y cantar, permitiendo la entrada de Willy Hernangómez para enfrentarse nada más y nada menos que a Schortsianitis, secando al pívot griego y dejando al Estrella Roja con tan solo 6 puntos en el primer cuarto por 22 del Madrid con, aunque parezca mentira, el partido completamente sentenciado para el Real Madrid. Durante dos cuartos y medio el equipo serbio ni se presentó mientra el Madrid se convertía en una arrolladora que solo levantó el pie del acelerador en el último periodo para hacer probaturas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *