19 enero 2012 Balonmano

Juanín García frena a un jugador húngaro

Geipel y Helbig son los apellidos de dos árbitros alemanes de los que todos los que hemos visto el partido de balonmano entre España y Hungría nos vamos a acordar durante mucho tiempo. Porque se puede hablar del talento magiar en ataque, o de los problemas de España para superar la defensa rival, pero al final, quienes han decantado el choque han sido los dos colegiados y sus decisiones erróneas.

Desde el principio, los árbitros se mostraron benévolos con el equipo español, señalando varias acciones de 7 metros a nuestro favor y que, una vez transformadas por Cañellas, daban ventaja al equipo español de inicio. A eso, hay que sumar que Hungría tardó 7 minutos en anotar su primer gol, así que el partido pintaba muy bien para los de Valero Rivera de inicio.


Sin embargo, las tornas cambiaron, coincidiendo con las primeras buenas actuaciones del guardameta húngaro Mikler. Tanto el meta húngaro como Sierra, hoy titular, superaron al final la decena de paradas. La mejora de los magiares se tradujo en la victoria parcial al descanso por 11-12, después de que Cañellas no acertara desde los 7 metros, desde donde se había mostrado tan efectivo hasta entonces.

Mejoró el juego de la selección durante la segunda mitad y por eso tomó el mando del partido, aprovechando las superioridades para desequilibrar el encuentro a su favor. No era para nada el mejor partido de España pero sí suficiente para entrar en los últimos 2 minutos con 2 goles de ventaja. Sin embargo, la ventaja se esfumó, para empezar, señalando como 7 metros una acción que sólo debía ser golpe franco.

No falló Csazsar ese penalty para poner a su equipo a 1 y no fallaría el del empate, desde la misma posición. Empate que llegó primero tras una jugada en la que los colegiados debieron señalar 7 metros, tras falta sobre Parrondo. No se explica por qué no señalaron esa infracción como tal igual que no se explica como o por qué señalan falta en la última acción del partido, y que sirvió para dejar el marcador en el 24-24 final.

Como decíamos, España hoy no ha jugado bien, ha sido una sombra del equipo que derrotó a Francia hace dos días, pero aún así, le habría bastado para derrotar a Hungría de no ser por el trato de favor de los árbitros sobre los magiares. Poco se puede hacer ya al respecto así que toca pensar ya en Rusia, el viernes 20 a las 18:15, y volver a la senda del triunfo.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *