4 julio 2010 Baloncesto

El entrenador de baloncesto Toa Paterna falleció a los 47 tras luchar contra el cáncer durante 3 años

El mundo del baloncesto dice hoy adiós a uno de sus grandes amantes, a una de esas personas que desde la sombra y la modestia hacen que este deporte crezca día a día. Hoy nos ha dejado Toa Paterna, el que en su día fue entrenador en las categorías inferiores del Unicaja Málaga y que en los últimos años dirigió y luchó por el Unibasket, el primer equipo de baloncesto de la ciudad de Jerez de la Frontera.

El cáncer ha podido con Antonio Matías Paterna. Tras 3 años de lucha contra esta enfermedad, en los que en ningún momento dejó el baloncesto, Toa falleció este mediodía en casa de unos familiares en el Rincón de la Victoria (Málaga). Los funerales por su persona tendrán lugar mañana lunes en la misma localidad donde ha fallecido con sólo 47 años.


La vida de Toa estuvo vinculada al baloncesto desde su nacimiento, ya que era hijo del por entonces presidente de la Federación Malagueña de Baloncesto. Comenzó a jugar y a entrenar en pequeños equipos locales de la zona, hasta que ingresó en el Unicaja para ocuparse de su cantera. Un puesto que ocupó durante 10 años y en el que destacó por su gran labor a la hora de manejar a los niños y por sus habilidades psicológicas y pedagógicas.

Llegó a ser asistente del equipo ACB, pero decidió dar el salto como entrenador principal y se le ofreció ese puesto en el Clínicas Rincón Axarquía, equipo vinculado al Unicaja que milita en la LEB Plata. Tras dos años allí, marchó a Jerez para dirigir al Unibasket donde no sólo deja éxitos deportivos en los 4 años que ha estado aquí, sino que luchó como pocos han luchado por este deporte en la ciudad.

Con Toa, el Unibasket consiguió un histórico ascenso a LEB Plata y al año siguiente se rozó el ascenso a LEB Oro disputando los playoffs, pese a los problemas económicos. Sin embargo, el equipo perdió la categoría por culpa de los problemas económicos e inició una nueva andadura en categoría EBA con un nuevo patrocinador: DKV. Toa Paterna, ya enfermo, siguió al frente del proyecto y se consiguió el mejor balance de toda la categoría, pero de nuevo las penurias económicas fueron noticia en el equipo.

El patrocinador DKV dejó abandonado el equipo a su suerte, adeudando nóminas desde noviembre a la plantilla. Toa Paterna motivó al máximo a sus jugadores y no paró de buscar ayudas y de denunciar la situación vergonzosa que sufría el club. Los jugadores, que tenían que desplazarse por su cuenta y hasta hacer noche en algún pabellón, lo dieron todo en playoffs, pero el Canoe madrileño los eliminó en el que fue el último partido de Toa como entrenador.

Desde aquí, nuestro más sentido pésame a sus familiares y amigos, y a toda la familia baloncestística que apreciaba a este joven técnico que luchó por este deporte mientras le quedaron fuerzas.

Vía | Diario de Jerez

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *