9 mayo 2010 Ciclismo

Tyler Farrar ganó la primera etapa del Giro de Italia resuelta al sprint

Caídas, caídas, y más caídas. La primera etapa de una gran vuelta suele ser una jornada tranquila, pero los primeros 200 kilómetros en línea del Giro de Italia 2010 van a pesar mucho en las piernas de varios ciclistas. Las estrechas carreteras holandesas por las que ha discurrido la jornada y las peligrosas calles de Utrecht han sido una trampa para un pelotón que ha llegado fragmentado y magullado a meta. Casi que la victoria de Tyler Farrar (Garmin) ha sido lo de menos.

La prueba de hoy ha contado con una larga escapada protagonizada por cuatro hombres que luego fueron tres: Stefano Pirazzi (Colnago), Paul Voss (Milram) y Rick Flens (Rabobank). Precisamente el holandés, por eso de correr en casa, fue el hombre que intentó más llevar a buen puerto la fuga e incluso alargó su fuga en solitario unos kilómetros más cuando ya el pelotón se les echaba encima. Al final, su aventura duró 185 kilómetros.


Para entonces, ya se habían producido las primeras montoneras dentro del pelotón, propiciadas por la estrechez de las carreteras por la que discurría la prueba. En alguna de esas caídas masivas se vieron inmiscuidos Tyler Farrar o el líder Bradley Wiggins, pero sus equipos los llevarían de regreso de nuevo al pelotón. Aún así, peor fue cuando el gran grupo entró agrupado y liderado por el equipo Sky en las primeras calles de Utrecht, a 15 kilómetros de meta.

A la estrechez de las calles y la peligrosidad de las curvas, se le unieron las medianas que se fueron encontrando por el camino. A poco que algún despistado no trazara bien, se produciría el corte, como así fue. Las caídas provocaron que el pelotón se fragmentara hasta en cuatro partes, fusionándose después en dos. En el segundo se quedaban Carlos Sastre, que no suele rodar en las primeras posiciones y siempre se ve metido en éstas, y Bradley Wiggins, el líder que iba a perder la maglia rosa en la tarde de hoy. Este grupo perdía 30 segundos en la línea de meta.

En el primero andaban, aparte de los sprinters mejor colocados, Cadel Evans (BMC), que pasa a ocupar la primera posición de la general. El australiano ya había avisado de la peligrosidad de los últimos kilómetros. Finalmente, la victoria se la llevó el sprinter que mejor arropado llegó por su equipo, Tyler Farrar. El primer duelo Farrar – Greipel se saldó con victoria para el norteamericano.

Visto lo visto hoy, no es de extrañar que la jornada de mañana nos depare otra etapa loca, pese a que el recorrido no presenta complicaciones al igual que hoy. Serán otros 209 kilómetros de nuevo con salida en Amsterdam y con final en Middleburg, una pequeña ciudad medieval al suroeste del país, en la que supone la despedida de estas jornadas de Giro por suelo holandés.

Vía | La Gazzetta

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *