17 mayo 2010 Ciclismo

La lluvia provocó grandes charcos por los que tuvo que pasar el pelotón del Giro de Italia

El Giro de Italia 2010 no da un día de tregua. Si hoy parecía una jornada fácil y han llegado la mayoría agrupados en una etapa que se resolvió al sprint, la meteorología ha deparado un día de perros con mucha lluvia, lluvia que ha formado charcos en las cunetas y en diversos tramos de carretera por los que han tenido que pasar el pelotón. Además, la carrera se dividió en dos y algunos de los favoritos pasó algún sustito.

Cuatro hombres formaron un grupito de cabeza a los 9 kilómetros: Giampaolo Cheula (Footon), Tom Stamsnijder (Rabobank), Michael Barry (Sky) y Mikhail Ignatiev (Katusha). Su aventura terminó a falta de 5 kilómetros a meta cuando el pelotón les dio caza, comandados por el equipo Columbia. El trabajo del equipo estadounidense encontró sus frutos en el sprint final con el triunfo del australiano Matthew Goss.


El ritmo endiablado al que se corrieron los últimos kilómetros provocó que el pelotón se fraccionara en dos, y en la parte de atrás se quedaban Ivan Basso (Liquigas) y Cadel Evans (BMC). Sin embargo, este grupo logró reenganchar y ninguno de los favoritos perdió tiempo. Sí perdió más tiempo todavía el español Carlos Sastre (Cervelo), descartado ya para la general, que en el día de hoy pinchó en el momento más inoportuno y cedió otro minuto y medio más en la línea de meta.

La jornada de mañana parece otro día propicio para los sprinters. Serán 230 kilómetros entre las localidades de Avellino y Bitonto, y en la primera parte del recorrido se presentan muchos repechos y un puertecito de 3ª categoría en los que seguro se formarán escapadas en pos del triunfo final, pero la segunda mitad de la etapa es completamente llana.

Vía | La Gazzetta

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *