13 junio 2017 Fútbol

Irán ya está clasificada para el Mundial de Rusia 2018

Junto a Rusia y Brasil, la selección de Irán ya sabe que estará presente en el Mundial 2018. El conjunto asiático ya tiene matemáticamente asegurada la clasificación al que será su quinto mundial de la historia y el segundo consecutivo que juega por primera vez.

¿Cómo le ha ido a la selección de Irán en sus participaciones en el Mundial a lo largo de la historia? Vamos a desempolvar los libros de la historia de los Mundiales y ver las huellas de Irán en el mayor torneo del planeta fútbol.

Argentina 1978, la primera participación

En plena revolución islámica, Irán conseguía la única plaza de clasificación de Asia para el Mundial de Argentina de 1978. Así, la selección iraní se estrenaba en un Mundial, con su tercera Copa de Asia consecutiva en el bolsillo y con su portero Nasser Hejazi como principal estrella. Del torneo Irán se despediría a las primeras de cambio, con una derrota por 3-0 ante Holanda para empezar, un histórico empate ante Escocia, con Iraj Danayfar marcando el primer gol de Irán en una Copa del Mundo, y una goleada ante Perú, 4-0, para terminar.

Francia 1998, la primera victoria

Veinte años tardaría Irán en regresar a un Mundial. Su segunda aparición sería en Francia 1998, a la que llegaría con algunos grandes jugadores como Karim Bagheri, Mehdi Mahdavikia o el mítico delantero Ali Daei. Sin embargo, no le daría para superar la fase de grupos, clasificando Yugoslavia y Alemania por delante. Eso sí, Irán consiguió su primera y única victoria en una Copa del Mundo, por 2-1 y nada menos que ante Estados Unidos, en un encuentro que, por circunstancias políticas e históricas, fue para la nación iraní algo más que un simple partido de fútbol.

Alemania 2006, un regreso decepcionante

La tercera participación en un Mundial de Irán fue en el de Alemania 2006. Al país germano, la selección dirigida por el croata Branko Ivanovic llegaba con un bloque que conservaba algunas de las estrellas de 1998 y que contaba con jugadores de proyección como Masoud o Nekounam. Sin embargo, el paso por esta Copa del Mundo fue decepcionante, porque perdieron ante México y Portugal (cosa que era de esperar) y fueron incapaces de ganarle a la modestísima Angola. De hecho, un gol de Bakhtiarizadeh en el tramo final salvó lo que hubiera sido una durísima derrota.

Brasil 2014, otro torneo que dejó mal sabor de boca

De la mano del portugués Carlos Queiroz, Irán regresaba a los Mundiales tras su ausencia en Sudáfrica 2010. El torneo para los persas comenzó con un esperanzador empate con Nigeria, y casi dan la sorpresa arañando el mismo resultado ante Argentina, pero un gol de Messi desde fuera del área en el 90 lo impidió. Pese a este palo, Irán llegaba al último encuentro con posibilidades de pasar de ronda, ante una Bosnia-Herzegovina ya eliminada, y en el partido más importante cayeron por un claro 3-1, lo que dejó a los iraníes con un mal sabor de boca.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *