21 agosto 2016 Baloncesto

Estados Unidos logró su tercer oro consecutivo en baloncesto

Como era de esperar, Estados Unidos se ha quedado con la medalla de oro en el baloncesto masculino. La final ha sido un paseo para el equipo norteamericano, pues Serbia no ha sido rival. El resultado, 96-66, treinta puntos de diferencia, es la victoria más clara en una final desde Barcelona 1992, cuando el genuino Dream Team ganó a Croacia de 32 puntos.

Sin en las dos últimas finales olímpicas Estados Unidos tuvo que sudar con España como rival, en ésta fue otro cantar. El partido fue en cierto modo semejante al que les midió en la final del Mundial de 2014, con los balcánicos aguantando el primer cuarto y con los americanos poniendo tierra de por medio a partir del segundo. Con el partido ya decidido, los serbios se entregaron en la segunda mitad, llegando a perder por momentos de más de cuarenta puntos.

La diferencia la marcó, quien si no, Kevin Durant, que se sentó con 30 puntos, 24 de ellos en la primera mitad. El resto de la anotación estuvo muy repartido, al punto que todos los jugadores americanos anotaron una canasta al menos. Por parte serbia, el máximo anotador fue Nedovic con 14 puntos, en una estadística engañosa pues el base aprovechó los minutos de la basura para engordar su cuenta anotadora.

España consiguió el bronce en Rïo 2016 en baloncesto

Antes del paseo americano, España pudo ganar la medalla de bronce. La selección conquista su tercera medalla olímpica consecutiva tras vencer a Australia en un partido que, por momentos, parecía que iba a ganar fácil pero que no decantó hasta la última jugada. La generación de oro de España y que tanto nos ha hecho disfrutar se despide con un bronce olímpico como último regalo.

Como decimos, España llegó a dominar en varias fases el encuentro, con ventajas que se iban sobre la decena de puntos. Pero Australia siempre reaccionaba y siempre recuperaba terreno, así que al último cuarto y especialmente a los últimos minutos ambos equipos llegaban igualados. España se enconmendó a Pau Gasol, líder con 31 puntos, pero a cada canasta del español había respuesta en el otro lado.

A falta de 9 segundos, Australia mandaba de uno pero Sergio Rodríguez forzó una falta de tiro que aprovechó para cambiar las tornas. Tan sólo quedaba cinco segundos, todas las miraban apuntaban a Mills, el tirador que ya tenía treinta puntos en su haber, pero la jugada no salió e incluso España robó la pelota en defensa, sonando la bocina y mostrando el marcador el 89-88 para la victoria española.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *