15 abril 2015 Baloncesto

El letón Porzingis prepara el salto a la NBA desde Sevilla

El pasado verano, el letón Kristaps Porzingis decició no presentarse al draft de la NBA. A pesar de que varias franquicias se habían interesado en él y le habían prometido que lo elegirían, el joven jugador decidió seguir al otro lado del charco y foguearse durante un año más, una decisión que a todas luces resultó acertada visto lo visto ahora que se acaba ese año de fogueo.

Porzingis ha mejorado a lo largo de este año, tanto que los piropos que recibe se han redoblado. Si ya el año pasado estuvo en Sevilla algún ojeador de la NBA, este año raro es el partido en el que no hubiera uno en la grada. De hecho, los expertos en draft lo sitúan con un probable top 5 y un seguro top 10 si decidiera presentarse al de este curso, cuando el año pasado solamente sonaba para el final de la primera ronda.

Los halagos al jugador de 19 años no sólo le vienen de la NBA, pues también en Europa saben reconocer al talento que tienen delante. Por lo pronto, la Eurocup lo ha reconocido como el mejor jugador joven de esta temporada, después de promediar 11’6 4’1 rebotes y 1’2 tapones, siendo el máximo anotador del Baloncesto Sevilla y su jugador más valorado, con 21 minutos de promedio y habitualmente saliendo desde el banquillo.

En la Liga Endesa ACB, la otra competición en la que lo podemos ver, sus números han sido parejos: 10’3 puntos, 4’6 rebotes y 0’9 tapones. De momento, no refleja en su juego la preocupación que existe en Sevilla en torno a una posible desconexión, mientras oye los cantos de sirena de la NBA, con su equipo jugándose el descenso, señal de que tiene la cabeza bien amueblada.

Todavía no es un jugador dominante pero en la NBA ya no esperan. Quieren también tener a los mejores talentos, que ya se encargarán ellos de pulirlos, de moldearlos a su antojo. Y el letón es uno de esos talentos: un jugador explosivo a pesar de su altura, con buen tiro de larga distancia, también a pesar de su altura, y algo alérgico al rebote y a pegarse en la zona, a pesar de esos 216 centímetros.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *