13 abril 2013 Fútbol

Betis y Sevilla protagonizaron un derby de lo más emocionante

A los 15 segundos, la patada que le da Paulao a Negredo deja claro que el derby sevillano va a ser algo más que un partido de fútbol. Betis y Sevilla nos ofrecieron un partido vibrante y tenso, un partido duro, polémico por supuesto … En definitiva, un partido que podía haber ganado tanto el Sevilla, porque fue ganando 0-3, como el Betis, porque al final los de Emery acabaron pidiendo la hora.

A la media hora de partido Pepe Mel miraba el reloj y seguro que recordaba la manita que le endosaron en la primera vuelta. El Betis ya perdía por 0-3 y algunos aficionados ya desfilaban camino a casa. La superioridad del Sevilla era clara y así lo reflejaba el marcador, con doblete de Rakitic, el segundo de ellos no debió subir al marcador, y con Negredo logrando el tercero.

Tan mal estuvo el Betis en la primera mitad que el mejor de los suyos fue Gary Medel. Un error del chileno valía para que Pabón lograra el 1-3 antes del descanso, y un nuevo error del mediocentro sevillista hacía la remontada aún más posible. Medel entraba al trapo y era expulsado, y si bien la tarjeta roja puede parecer algo excesiva, eso no escusa la acción del chileno, que siempre pica y siempre sale mal parado.

Con superioridad numérica, el Betis fue lo que fue el Sevilla en la primera mitad, superior. Aun así, necesitó de un penalty anotado por Rubén Castro para creer verdaderamente en el milagro. Un penalty, por cierto, también dudoso, en otra jugada a apuntar en el debe de Del Cerro Grande, que si bien no tuvo entre manos un partido difícil, no se puede decir que supiera llevarlo, ni él ni sus asistentes.

El Betis consumó la remontada, que se quedó en la igualada, gracias a un gol de Nosa en el 89, un cabezazo fantástico a un centro de Campbell. Y aunque la remontada no fue completa, el Villamarín celebró el punto casi como una victoria, en parte por como llegó, en parte porque deja las cosas tal y como estaban entre ellos, con el Sevilla a 6 puntos de los béticos y lejos de Europa, el que sigue siendo el objetivo verdiblanco.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *