17 julio 2010 Baloncesto

Jermaine O’Neal jugará en los Boston Celtics

Los Celtics incorporan a filas a Jermaine O’Neal. Bautizado por Andrés Montes como El Otro, el pivot de 2’11 es exactamente lo que necesita la franquicia de Boston para reforzar su juego interior, que ahora mismo sólo cuenta con 2 piezas, Kevin Garnett y Glen Davis, teniendo en cuenta que Rasheed Wallace se va a retirar, siempre que no rectifique su decisión, y que la lesión de Kendrick Perkins parece que va para largo.

A poco de cumplir los 32, Jermaine O’Neal ficha por dos temporadas y cobrará casi 6 millones de dólares por cada una de ellas, acogiéndose al máximo de la mid-level exception. ¿Qué es eso de la MLE?. La mid-level exception es una excepción dentro de la norma del límite salarial que permite a un equipo fichar a un jugador pagándole un cantidad que estipula el sueldo medio de los jugadores de la liga.


Con O’Neal los Celtics ganan una importante aportación de banquillo, con un hombre que ataca bien el aro, que rebotea y que se caracterizaba por ser un buen defensor y mejor taponador. Claro que eso era lo que solía hacer cuando estaba centrado, cuando daba gusto verlo jugar te gustara su equipo o no, porque este número 17 del draft de 1996 es uno más de la larga lista de grandes talentos para el deporte a los que la cabeza les pierde.

Tras cuatro decepcionantes años en Portland, donde acusó el ser el debutante más joven de la liga, O’Neal llegó a Indiana y no tardó nada en convertirse en titular. Su gran salto lo dio al año siguiente, cuando pasó a promediar casi 20 puntos por partido y ganó al premio a la mejor progresión. A partir, su carrera en los Pacers fue una constante exitosa: más de 20 puntos, más de 9 rebotes y más de 2 tapones por partido. Su equipo no faltaba a unos playoffs y el no faltaba a un All-Star.

¿Qué cambió a este jugador que iba para estrella?. Quizá fueron dos factores, como por ejemplo las malas compañías, o bien las lesiones, que truncaron sus dos últimas temporadas en los Pacers y que le hicieron perder la agilidad con la que se movía bajo el aro para buscarse esas situaciones de tiro que tan bien manejaba. Jugando media temporada en Toronto, y una y media en Miami, sus números ni su influencia en el juego fueron la misma que protagonizó antaño, la misma que le costará alcanzar con los Celtics.

Vía | Boston Herald

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *