30 enero 2013 Baloncesto

jose-manuel-calderon-espera-poder-salir-a-cancha-efe.jpg

El inicio de la segunda mitad de la temporada regular de la NBA trae consigo múltiples cambios en los equipos que no han rendido de la manera que esperaban y que buscan realizar alguna jugada desde los despachos que permita dar un último empujón a la plantilla para entrar en la lucha por el título o adelantarse en la planificación de la próxima temporada. En está situación se encuentran inmersos los dos jugadores españoles con mayor trayectoria en la liga: Pau Gasol y Jose Manuel Calderón.

La complicada situación del pívot catalán en Los Angeles Lakers es por todos conocida. Las discrepancias con Mike D’Antoni han llevado al de Sant Boi a mirar desde el banquillo como sus compañeros disputaban los minutos más importantes de partidos en los que el equipo angelino no podía fallar. Tal es el grado de disconformidad de Gasol que recientemente ha hecho declaraciones a medios estadounidenses reafirmándose como pieza importante dentro de la plantilla, mostrando su disconformidad por la ausencia en pista en los últimos cuartos, mientras que D’Antoni se ha excusado en la buena forma de Earl Clark y en que ve al jugador español como una buena opción para cumplir el rol de sexto hombre.


Por ello y por la mala situación de los Lakers, que ven peligrar seriamente su clasificación para Play Offs, los rumores de traspaso sobre Gasol vuelven a surgir. Muchas son las posibilidades de las que se ha hablado pero la edad y la alta cantidad de dinero que le queda por ganar a Gasol reducen las opciones del cuadro californiano de mover a su otrora segunda estrella. Tan solo parece viable la opción de un cambio por Josh Smith, por el que los Lakers han mostrado interés, y que daría con Pau en Atlanta Hawks, que en principio no tienen problemas con el límite salarial y buscan un jugador que se acople más al estilo de Al Horford. Sin embargo, por ahora no hay nada claro con respecto al futuro del español, que aunque descontento con su nueva situación en la plantilla parece que va a luchar hasta el último momento para recuperar el estatus perdido sin tener en mente la opción de cambiar de aires.

Diferente caso es el de Jose Manuel Calderón. El base extremeño afronta su último año de contrato con los Toronto Raptors y lo que empezó como una temporada condenada al ostracismo con el fichaje de Kyle Lowry se ha convertido en un acto de reafirmación con grandes actuaciones desde el banquillo y estabilidad y criterio en la titularidad desde la lesión del ex de Houston. El caos en el que se han convertido los Raptors tras años y años pensando en un futuro victorioso que nunca llega ha permitido un cambio de mentalidad en los directivos de la franquicia canadiense, que parece que se olvida momentáneamente de la posibilidad de crecer vía draft tras múltiples decepciones – Bargnani fue número uno de un draft en el que estaban Lamarcus Aldridge o Rajon Rondo- y se lanza de cabeza al mercado buscando un gran traspaso que puede implicar al base español.

En las últimas fechas ha cobrado bastante fuerza la opción de Rudy Gay debido al problema salarial en el que se encuentran los Grizzlies. Aunque los de Memphis se quitaron peso económico con la salida de Speights y Ellington rumbo Cleveland la dirección está decidida a romper por algún lado el quinteto titular. La efectiva pareja interior aleja a Randolph del traspaso y Mike Conley parece no tener novias en el mercado mientras que los más de 35 millones en dos temporadas que le quedan por cobrar a Rudy Gay le acercan a la puerta de salida de la franquicia de Tenessee.

El deseo del equipo de Lionel Collins por hacerse con un base puramente distribuidor pone a Calderón en bandeja en un traspaso que también incluiría a Ed Davis. Sin embargo y tras la lesión de Rondo los Boston Celtics podrían mover ficha hacia la contratación de Lowry, lo que mantendría a “Calde” en Canadá, si es que decide extender su contrato.

Con todo este lío encima lo más probable es que Calderón abogue por finalizar su relación contractual con los Raptors y elegir la mejor opción disponible en la agencia libre pero, conociendo como es la NBA, no se puede descartar un movimiento relámpago antes del cierre del mercado.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *