25 octubre 2014 Baloncesto

La lotería del draft de la NBA seguirá haciéndose como siempre

Ser el último en una competición deportiva suele ser avergonzante, excepto en la NBA. Ser el último en la NBA te da el mayor número de posibilidades de conseguir el número 1 del draft y por tanto, de conseguir al mejor jugador de la nueva generación que se viene. Y si no me creen, que le pregunten a los equipos cuya historia cambió tras una terrible temporada en la que obtuvieron uno de los peores puestos.

Por eso, cada año vemos a equipos que hacen tanking. Con este término es como se denominan a aquellos equipos que parece que se dejan perder, o al menos, no les importa tanto. Dado que no hay posibilidades de hacer algo importante, hay equipos que deciden tirar la temporada y llevarse el deshonor de ser el peor equipo de la NBA, para llegar al sorteo del draft con las mejores papeletas.

Esta situación se acrecenta en años con buenas previsiones de draft y especialmente en el tramo final de la temporada, cuando se encuentran equipos peleando por entrar en playoffs o mejorar su posición con equipos que claramente no ponen todo de su parte para ganar. Por eso, todo el mundo en la NBA tenía más o menos claro que el sistema de elección del draft necesitaba un cambio para evitar esto del tanking que, en algunos casos, empezaba a ser muy notorio.

La propuesta de la NBA eran bien sencilla, reducir el porcentaje de probabilidades del último clasificado para equilibrar algo más el sorteo. Los cuatro últimos tendrían el mismo número de posibilidades y a partir del quinto comenzaría la rebaja, que no sería tan grande como lo es en el método actual. No sería un cambio muy significativo, pero sí lo suficientemente interesante como para considerarlo una medida anti-tanking.

Todo parecía indicar que los dueños de los equipos iban a aprobar esta medida. Aunque sólo necesitaban ocho votos en contra para tirar esta propuesta, sólo tres equipos habían mostrado públicamente su rechazo. Sin embargo, a la hora de la votación, ya no fueron tres sino trece las franquicias que dijeron no a esta nueva propuesta, por lo cual finalmente ha sido desechada.

Así pues, la NBA y su sistema para sortear el orden del elección en el draft no cambiará por el momento. En mi opinión, creo que es una decisión errónea y que el tanking, especialmente cuando es tan notorio como lo es en algunos casos, desvirtúa y resta mucha emoción a muchos partidos de la liga. Y vosotros, ¿pensáis que el sistema necesita un cambio? ¿Tenéis alguna propuesta interesante al respecto? A ver que nos contáis.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 octubre 2014
  2. NBA 2014-2015: análisis Conferencia Este (División Atlántico) 27 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *