11 julio 2010 Baloncesto

Los fans de los Knicks soñaban con ver a Lebron James en New York

Un estudio de mercado realizado por especialistas hablaba de los enormes ingresos extra que adquiriría Lebron James si fichara por los Knicks, meramente por el hecho de jugar en una ciudad como New York. Pero el Elegido se decidió por Miami y formar con sus amigos Dywane Wade y Chris Bosh un trío ganador, y que seguramente también genere muchos millones de dólares aparte del que reciben por sus contratos.

Si en Cleveland, la decisión de Lebron James provocó la furia de los aficionados y hasta del dueño de la franquicia, en New York simplemente provocó resignación, y eso que los Knicks llevaban 2 años vagando por el desierto esperando este día.Y todo por la herencia que dejó Isaiah Thomas, probablemente el peor equipo de la liga en cuanto a calidad-precio y mucho trabajo tuvo su sustituto, Donnie Walsh, para limpiar y hacer hueco a la gran estrella que no llegó.


Durante estos dos últimos años, Walsh se ha encargado de hacer limpia sacándose de encima grandes contratos que comprometían el futuro de la franquicia, de jugadores además cuyo rendimiento era ínfimo. Por eso, la travesía de NY durante estos años ha sido bastante complicada, y el premio de conseguir a Amare Stoudamire como única estrella en el esperado verano de 2010, es bastante pequeño dadas las expectativas. Sin embargo, los fans de los Knicks están contentos.

Primero porque ahora tienen una estrella, cosa que antes no. Segundo, porque el equipo tiene jóvenes interesantes como Danilo Gallinari, que tiene que confirmarse esta temporada, y Anthony Randolph, un ala-pivot de 21 años por pulir pero con unas condiciones físicas ideales para el baloncesto. En el traspaso en el que este jugador llegó, a cambio de David Lee, también llegaron dos expirings, Kelena Azubuike y Ronny Turiaf.

Gracias a los hombres que terminan contrato, New York tiene piezas interesantes para moverse en el mercado de traspaso durante la temporada, en el que ansían conseguir a Chris Paul, de los Hornets. De momento, tiraran para delante con Raymond Felton, ex de los Charlotte Bobcats, que firma 3 temporadas con los Knicks en las que percibirá 25 millones de dólares en total. Con suerte, los Knicks parecerán otro equipo dentro de unos meses, no les queda otra que llenarse de optimismo y pensar así.

Pero el auténtico sueño en la Gran Manzana podría llegar en el verano de 2011. La franquicia de New York ansía a Carmelo Anthony, que termina contrato con los Nuggets a final de esta temporada. Seguro que en las canchas de su Brooklyn natal, Melo soñaba con jugar algún día en el Madison con la camiseta de los Knicks. Ahora son los Knicks los que suspiran por él, y la maquinaria para conseguirlo ya está en funcionamiento. Habrá que esperar.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *