24 julio 2010 Baloncesto

Theo Ratliff y Matt Barnes son dos refuerzos para los Lakers

Pese a que son los últimos campeones, resulta curioso que los Lakers no son los favoritos a ganar la NBA la próxima temporada. Eso sí, el equipo de Los Angeles se va a presentar a esta campaña con un equipo a priori mejor que el que tenía el año pasado gracias a que han renovado y probablemente mejorado el punto flaco del equipo que dirigía Phil Jackson, el banquillo, gracias a las llegadas de jugadores contrastados como Matt Barnes y Theo Ratliff.

Matt Barnes es un jugador con 30 años que ya vestido la camiseta de 8 equipos en la NBA, y no precisamente porque no sea valido. Con sus 2’01 de altura, puede jugar tanto de escolta como de alero, no tiene mala mano aunque no es un killer, y sobretodo es un gran defensor capaz de sacar de quicio y secar al mismo Kobe Bryant. Sin embargo, su cabeza y su carácter le pierde y quizá por eso no ha sabido dirigir bien su carrera ni ganarse nunca un buen contrato.


Pese a que las dos últimas temporadas ha jugado en Phoenix y en Orlando, los Lakers es el equipo con más aspiraciones en el que va a jugar, y eso que estuvo a punto de fichar este verano por los Raptors. Firma por dos temporadas a razón de 3’6 millones por ambas, aunque la segunda es un player option, es decir, el jugador decidirá en verano si continua de púrpura y oro o sale como agente libre igual que este verano.

Theo Ratliff es veteranía para el puesto de pivot suplente, y que chupará muchos minutos en caso de que Andrew Bynum no se reponga bien de las rodillas o su físico le siga jugando malas pasadas. El jugador de 2’08 firma evidentemente por una temporada y se embolsará 1,35 millones de dólares para añadir el nombre de Los Angeles Lakers a su extenso currículum.

Nacido en Alabama hace 37 años, Ratiliff cumplirá 16 temporadas en la élite del baloncesto desde que fue elegido por los Pistons en el draft de 1995. Tras pasar por 8 equipos distintos, el jugador ha destacado más por su defensa que por su aportación de puntos o de rebotes. Andrés Montes lo bautizó como Pescaderías Ratliff, por su capacidad para servir pinchos de merluza en la zona, consiguiendo ser el mejor taponador de la liga en el año 2004.

Vía | NBA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *