11 enero 2013 Baloncesto

La vuelta de la NBA a Seattle parece cada vez más factible

La NBA tiene un equipo en venta. ¿Le interesa? Pues sepa usted que tiene que preparar unos 500 millones de dólares, o al menos esa viene a ser la cifra de la que se está hablando. Sepa usted también que tiene que convencer a David Stern para que de el visto bueno a la compra, y para eso, hay que demostrar que su ciudad merece un equipo en la NBA, por ejemplo, financiando un nuevo y moderno pabellón.

Por eso, la venta de los Sacramento Kings no está siendo nada fácil, porque está siendo difícil que los dueños del equipo encuentren un comprador que primero les satisfaga a ellos y luego satisfaga a la NBA. Sin embargo, en los últimos días, los rumores apuntan que los hermanos Maloof, dueños de la franquicia de los Kings, han encontrado un comprador que les satisface a ellos, y que también satisface a Stern.

No, no va a ser Anaheim, ni tampoco va a ser Las Vegas, que son ciudades que andan detrás de una franquicia NBA desde hace tiempo. Va a ser Seattle, el antiguo hogar de los Sonics, ciudad que después de 41 años de historia se quedó sin equipo NBA, pues fue vendido a la ciudad de Oklahoma City. Los rumores apuntan que la venta es un hecho y que la temporada que viene a más tardar Seattle volvería a ver baloncesto NBA.

Algunos se han alegrado mucho de volver a ver a los Sonics, porque el equipo podría recuperar este nombre pues los derechos y logos del mismo se los quedó la ciudad de Seattle. Sin embargo, estos Sonics no tendrían su historial anterior, que pertenece a los Thunder, y heredarían en de los Kings. Por cierto que los Kings son una franquicia histórica, de las que ayudó a la creación de la actual NBA.

Pese a que hay medios que dan la venta ya por hecho, lo cierto es que aún no es oficial y las negociaciones no están cerradas. Hay cosas todavía por pulir, como por ejemplo la cantidad que cobrarían los dueños de los Kings por la venta del equipo, el porcentaje que se quedarían y el tema del pabellón. Aún no hay cancha nueva en Seattle, y aunque hay proyecto para levantar uno, lo de jugar uno o dos años en el viejo Key Arena no entusiasma mucho.

Aparte, la ciudad de Sacramento, curiosamente la primera ciudad que tiene a un ex jugador de la NBA, Kevin Johnson, como alcalde, no va a tirar la toalla. Están dispuestos a mantener el equipo en la ciudad, aunque para ello tengan que encontrar un comprador, tengan que encontrar financiación para un nuevo pabellón, y tengan que convencer a Stern, que por cierto, tiene entre ceja y ceja despedirse de su cargo devolviendo la NBA a Seattle.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 enero 2013
  2. NBA: el regreso de los Sonics, a un paso de hacerse oficial 22 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *