4 diciembre 2014 Baloncesto

Los Sixers ganaron por fin un partido

Que un equipo de la NBA gane un partido no debería ser noticia, salvo si ese equipo son los Philadelphia 76ers. El equipo que entrena Brett Brown ha necesitado 18 partidos para poder sumar su triunfo, evitando igualar el peor arranque de la historia, a lo justo.

Los Wolves tendrán el honor de ser el primer equipo al que han batido los Sixers esta temporada. Fue un partido de bajo nivel que terminó con un tanteo impropio de la NBA: 85-77. Los mejores del encuentro fueron los bases de los Sixers, Michael Carter Williams y Robert Covintong, que sumaron 20 y 17 puntos respectivamente.

Ha costado mucho pero llegó, aunque la victoria tampoco es que fuera de mucho mérito. Los Sixers vencieron a los Minnesota Timberwolves, el que sería el peor equipo de la liga descontando a los de Philadelphia. Unos Wolves que, de paso, no estaban para fiestas con las bajas de Rubio, Martin y Pekovic y viniendo de jugar un partido el día anterior, cosa que los Sixers no hicieron.

Así que no vayan haciéndose muchas ilusiones en Philadelphia que esta victoria parece más una cuestión de fortuna que otra cosa. Los Sixers van a seguir siendo una franquicia perdedora a alto nivel, más que nada porque, como se ha demostrado en algunas de las 17 derrotas, ganar no les importa en absoluto y hasta se dejan remontar si la ocasión lo requiere.

Salvado el peor arranque de la temporada, que seguirá en poder de los Nets, ahora toca salvar la peor temporada de la historia, que la protagonizaron precisamente los Sixers en 1974: tan sólo 9 victorias en un temporada de 82 partidos. Veremos si estos tanking Sixers mejorar ese registro.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *